El corazón entre las piedras

Flavia Company

La mina de piedras, Bolivia, 1971

Paolo Gasparini
La mina de piedras, Bolivia, 1971
Colecciones Fundación MAPFRE
©
Paolo Gasparini

Inicio > Arte y Cultura > Cultura en movimiento > El corazón entre las piedras

Probablemente a más de cuatro mil metros de altura, allá donde falta el aliento y sin camino trazado. La mujer avanza bajo el peso de su carga, histórica e individual, hacia un lugar idéntico al que abandona. Ni siquiera hay cielo.

El blanco y negro que Paolo Gasparini elige para la fotografía provoca la confusión entre la superficie pétrea de la montaña y el ser humano. Cuánto destacaría la figura de la «chola» si se hubiesen mantenido los colores –la indumentaria tradicional que todavía hoy en día utilizan muchas mujeres bolivianas es de los elementos visuales más sorprendentes cuando se llega por primera vez al país y de los que mejor se recuerda al evocarlo.

La soledad es absoluta. Todas las piedras se parecen o son iguales. El calzado no basta para aislar del suelo desigual y el sombrero no cubre lo suficiente a esa hora en que está tan alto el sol que casi no hay sombras. Las manos sostienen el peso para que castigue algo menos la espalda y a la vez van asidas a él. El equilibrio de la nada.

Las mujeres mineras de Bolivia resisten y persisten, y la obra de Gasparini, siempre interesado en dar visibilidad a las injusticias sociales y muchas veces enfocado en la doliente Sudamérica, lo muestra y lo denuncia.

No hay tiempo en la imagen. Podría igual corresponder al año en que se tomó, 1971, como a siglos atrás. Quizás incluso va a poder fotografiarse idéntica belleza hostil dentro de unos cientos de años. También este es un mensaje que debe leerse en la propuesta del artista.

Casi puede escucharse el andar de la «chola» montaña arriba. (Para ampliar la visión sobre la figura de las «cholas» es muy interesante consultar el trabajo de Marcela Murillo van den Bosse, «Feminity and Performativity of the Chola: Between Tradition and Globalization»).

Puede oírse el entrechocar de los guijarros. El soplo del viento seco y frío. El silencio acompasado por la respiración agitada cada vez que la mujer se detiene a tomar fuerzas, a recuperar la energía de ese corazón suyo, ese corazón entre las piedras.

Flavia Company es escritora.