Un fugaz momento de inquietud

Isel Rivero

Looking at the epicenter, Awaji Island. Observando el epicentro, isla de Awaji, 1995

Tomoko Yoneda
From the series A Decade After
Looking at the epicenter, Awaji Island. Observando el epicentro, isla de Awaji, 1995
© Tomoko Yoneda

Inicio > Arte y Cultura > Cultura en movimiento > Un fugaz momento de inquietud

Encuentro con Tomoko Yoneda en el mismo encuadre, en el mismo sorpresivo instante de la imagen. Dentro de la tradición Álbum Fotográfico o Álbum de Familia (The Japanese Photobook, 1912-1990, Manfred Heiting y Ryuichi Kaneko) comienza la fotógrafa una trayectoria diferente de lo insinuado cercano a lo no explícito. Es así que desnudándome de lo reductivo me acerco en un dialogo sugerente con la fotógrafa ensayando una aproximación a lo improbable. El epicentro-cráter queda como huella del proyectil interior de la tierra creándose, rebullente. Como escribe Matsuo Basho: «It was with awe,/ that I beheld,/ fresh leaves,/ green leaves,/ bright in the sun» (Fue con sobrecogimiento/ que vi/ hojas frescas,/ hojas verdes,/ brillando bajo el sol).

Soy quien mira frente al espejo – la ventana – soy el lente la silueta – el aliento que empaña el cristal – soy la de los brazos escuálidos la de ligeros párpados – en las manos la sombra del testigo – soy la que cubro la silueta – y el contorno que todo lo abarca detrás del espejo de la ventana – la fugitiva – signo de un año o una época – soy varias lenguas y varios signos onna-de trazados en papel – soy la misma trinidad del transeúnte – el camino – el descenso de las nubes al paisaje – revisitando pesadillas de una devastación silenciosa – inexplorado paisaje imposible regreso al futuro de lo que nos queda en este presente – solo un segundo en el obturador – fragmento de segundo medido – repetido encuadrado aleatorio – tiempo en imágenes intraducibles para los insectos o las cabras o los delfines sumergidos en agua incandescente – flashes estroboscópicos de la memoria que enviarás a la luna – somos tres testigos inmanentes pasajeros en la sala de espera – cuerpos aun no disueltos por el fuego y la ceniza conformados a otra substancia o materia – esperando la llamada antes de pronunciar palabra.

Isel Rivero es poeta. Fue directora de Naciones Unidas en España.