Brasil

Ayuda extraordinaria en Brasil

En Brasil, el país más grande de Latinoamérica, destinamos más de un millón de euros para paliar el impacto de la crisis de la COVID-19, a través de numerosas actividades para reducir la desnutrición y la exclusión social, así como promover la empleabilidad, la educación y el emprendimiento.

Desnutrición y necesidades básicas de alimentación

Con el programa Mochilas de Sonrisas, iniciamos una experiencia piloto en las favelas de Alagoas, situadas en el noreste brasileño, que permitirá mejorar la situación nutricional de 500 menores de 6 años. El proyecto, dotado con 200.000 euros, se está llevando a cabo con la Fundación CREN, una pequeña entidad social local que lucha contra la malnutrición infantil.

Empleabilidad, formación y emprendimiento de mujeres

Las mujeres en Brasil presentan peores cifras de empleo, tienen salarios más bajos, y en muchos casos no cuentan con ingresos para alimentar a sus familias.

Para luchar contra esta desigualdad, en colaboración con el Instituto Rede Mulher Empreendedora (IRME), ponemos en marcha el proyecto “Ela Segura”, dotado con más de 590.000 euros. Con esta iniciativa queremos ofrecer capacitación técnica a 2.500 mujeres de entre 50.000 seleccionadas, y dar impulso a 160 pequeños negocios que no solo sirvan para mantener a sus familias, sino también para romper ciclos de violencia, dar visibilidad a la mujer y empoderarla.

Además, con el proyecto, ‘Coronavirus contra la pared’, dotado con medio millón de euros, formamos a 6.000 mujeres que viven en favelas y que apenas cuentan con ingresos. Los cursos, de tres meses de duración y realizados en colaboración con el Instituto Generando Halcones, tendrán como principal objetivo ofrecerles los conocimientos necesarios para que puedan emprender un pequeño negocio, así como explicarles sus derechos sociales y fortalecer su autoestima y confianza, especialmente tras el impacto emocional que ha generado la pandemia.

Inclusión social y discapacidad

En Brasil, muchas personas con discapacidad viven en lugares donde apenas existen programas sociales que les ayuden. En este sentido, ponemos en marcha distintas actividades en zonas remotas del país para que estas personas también tenga una oportunidad laboral.