Emergencia y recuperación en bici

Combatir el CORONAVIRUS sobre ruedas

Combatir el CORONAVIRUS sobre ruedas Combatir el CORONAVIRUS sobre ruedas

En una de sus declaraciones acerca de la crisis provocada por el coronavirus, la Organización Mundial de la Salud afirmó en abril que “[...] muchas personas aún pueden necesitar moverse por las ciudades para llegar a sus lugares de trabajo cuando sea posible, cumplir con lo esencial todos los días necesita o proporcionar asistencia a personas vulnerables. Siempre que sea posible, se debe considerar andar en bicicleta o caminar, ya que proporciona distanciamiento físico al tiempo que ayuda a cumplir con el requisito mínimo para la actividad física diaria, que puede ser más difícil debido al aumento del teletrabajo y el acceso limitado al deporte y otras actividades recreativas”.

Esta seguro que ha sido una buena noticia para muchos planificadores urbanos, expertos en medio ambiente, pero especialmente para las personas que trabajan con las bicicletas. Así ha sido para las pequeñas tiendas de bicis que reparan, venden y alquilan bicicletas, así como para miles de mensajeros en bici.

El número de jóvenes que empiezan a trabajar para aplicaciones como iFood, Uber Eats y Rappi ha crecido en los últimos 3 años. Un estudio realizado por Aliança Bikes en julio de 2019 indica que el 90% de estos trabajadores ganan menos del salario mínimo. Provienen de las zonas más vulnerables de São Paulo, el 71% de ellos son personas negras o de color, trabajan un total de 9 horas al día y cobran 936 R$ al mes, lo que equivale a vivir con 150 dólares. Sin embargo, más del 40% de estos decide trabajar en este tipo de empleos porque les encanta montar en bici. Para muchos, también es su primer trabajo y una de las únicas fuentes de ingresos. Con más colaboración, podemos lograr que estos trabajos estén más profesionalizados. A principios de 2020, trabajamos con otras organizaciones e conseguimos aprobar una ley municipal, gracias a la cual se ofrecían más regulaciones y buenas prácticas para el sector de la logística en bici.

Otra acción reciente fue la campaña PEDAL CONTRA CORONA. Planeamos 2 semanas de actividades para llevar a cabo una campaña para combatir la proliferación del virus. Esta se centró en la entrega de bicicletas a las comunidades, con el uso de la bicicleta como instrumento para mejorar la comunicación en los territorios. Con el patrocinio de Caloi, en junio tendremos un equipo de ciclistas que distribuirá kits de higiene y máscaras al personal de reparto. También llevaremos a cabo una charla de sensibilización, en la que se explicarán de forma clara y sencilla los riesgos del virus y los procedimientos necesarios para la prevención personal y familiar. Junto con el kit, se entregará un folleto con las pautas indicadas por los ciclistas. También se revisarán cien bicicletas con la colaboración de profesionales de la mecánica que participaron en el programa Ganarse la vida sobre la bici (o “Viver de Bike” en portugués), uno de los programas de Aromeiazero.

Rogerio Ferreira, uno de nuestros antiguos participantes de “Viver de Bike”, es el propietario de Central Bikes, una tienda de bicis que experimentó un aumento del 40% en las ventas al empezar a vender bicis baratas de segunda mano y alquilar bicicletas para pequeños negocios. Algunos pequeños restaurantes mantienen el negocio en marcha (y a todos los empleados) tras haber empezado a repartir a domicilio en bici. Los servicios esenciales y los supermercados de las afueras están creando nuevos puestos de trabajo dedicados al reparto a domicilio. En el instituto Aromeiazero los ayudamos a usar bicis en su negocio, para mostrar lo barato y eficiente que es entregar sus productos. También creemos que todavía podrían ser más las personas que trabajaran en esta actividad: solo en Brasil hay 300.000 restaurantes, así que estamos tratando de calcular cuántos puestos de trabajo podrían crearse.

En Brasil nos enfrentamos a una de nuestras mayores crisis. Una crisis humana, social, política y económica a la vez, un verdadero desafío para miles de ONG, mientras que nos enfrentamos a la posibilidad de ser el foco principal de la epidemia de COVID-19. Para ayudar a los ciudadanos a quedarse en casa, los servicios de reparto a domicilio son fundamentales. Hoy en día vemos como cada vez hay más gente repartiendo alimentos y otros artículos a domicilio en bici. Por eso estamos poniendo todo nuestro empeño en realizar charlas y elaborar contenidos educativos, para ayudar a más personas a lograr un mejor futuro para el planeta.

*Sobre el autor:
Murilo Casagrande es brasileño, de São Paulo, y, a pesar de sentir verdadero amor por la bicicleta durante la infancia y de que encontró en el monopatín la libertad de las calles, hace diez años se reencontró con el ciclismo. Descontento con su carrera en el sector del marketing, hizo estudios de postgrado en Educomunicação (Educación en los Medios) en la Universidad de São Paulo, y vivió en Lisboa, donde volvió a enamorarse del ciclismo. En 2011, con sus ahorros y con tres amigos más, creó el Instituto Aromeiazero, una organización que promueve el uso de la bicicleta como instrumento de transformación social; así, presentó su experiencia en calidad de orador principal en Velo-City Río 2018. Ahora es director de Desarrollo Institucional, responsable de la recaudación de fondos, comunicaciones y jardinero oficial de las plantas de la oficina.