Hacia una Salud Digital: La Salud Líquida (D2T)

El nuevo concepto de salud global que rompe las barreras tradicionales

Hacia una Salud Digital: La Salud Líquida (D2T) Hacia una Salud Digital: La Salud Líquida (D2T)

Uno de los primeros recuerdos que guardo de mi infancia es el de aquella vez que me extirparon las amígdalas. Yo era muy pequeño, debía tener menos de cinco años, y mi recuerdo se compone de tres flashes. El primero, esa sensación horrible de estar completamente inmovilizado y con la boca abierta, y de una masa caliente y sanguinolenta saliendo de mi boca. El segundo, la gozada de que mis padres me dejaran comer todo el helado que quisiera (esto nunca me ha vuelto a pasar). Y el tercero, el olor a hospital, que me producía una instantánea sensación de ansiedad. En realidad la intervención ocurrió en una clínica privada situada en un piso, pero allí olía a hospital. En aquellos tiempos ese olor a higiene, asepsia y medicamento, marcaba la frontera entre estar sano y estar enfermo. Y eso ocurría cuando ibas a una consulta, al hospital, y hasta cuando te tenían que administrar medicina, muchas veces inyecciones, en el practicante. Los asuntos relacionados con tu salud (con tu enfermedad) ocurrían entre cuatro paredes. Y así ha sido durante mucho años.

Pero ahora está empezando a cambiar. Hoy los asuntos relacionados con tu salud salen en muchas ocasiones de las paredes de un hospital o de una clínica. Ocurre cuando te tomas la tensión con el tensiómetro que tienes en tu casa, y ocurre cuando tienes una consulta médica desde el trabajo, por teléfono o hasta por chat o vídeo. Y ocurre la mayoría de las veces que tomas medicamentos, en cualquier lugar fuera del entorno sanitario. Por eso podemos hablar de una salud líquida, que rompe la barrera física del hospital o la clínica, y se derrama por doquier.

También podemos hablar de salud líquida en otros contextos. Por ejemplo, en la percepción que cada uno de nosotros tenemos sobre nuestra salud. Hace unos años, la definición de estar sano era no estar enfermo. Y había como una frontera entre ambas situaciones, o estoy sano, o estoy enfermo. Hoy en día, el concepto de estar sano ha evolucionado hacia la sensación de estar bien, de sentirse bien, es casi un estado de ánimo. Y así las fronteras se empiezan a resquebrajar. Por los dos lados.

Se resquebrajan por el lado de la enfermedad. En un estudio reciente a diabéticos sobre su estado de salud, un porcentaje mayoritario de los mismos declaraba sentirse totalmente sano o muy sano. A pesar de su enfermedad. Y esto ocurre también en otras enfermedades crónicas, incluso más graves, como cáncer o SIDA. Y es que hoy en día, cumplir los hábitos y las prescripciones correspondientes permite a muchos enfermos crónicos llevar una vida completamente normal. Y sana.

Y también se resquebrajan por el lado de la salud. Antes empezabas a cuidarte cuando estabas enfermo, y por ejemplo, la dieta era algo que te recetaba un médico y que abandonabas cuando se acababa la enfermedad. Hoy estamos más sensibilizados, y entendemos que hay que empezar a cuidarse mucho antes y la importancia de los hábitos saludables en alimentación y ejercicio. Y la proliferación de dispositivos, wearables y apps en los móviles para hacer seguimiento de tu actividad física, de tu alimentación, de tu tensión, de tu peso, … no son más que una muestra de ello.

Un último contexto de aplicación de la salud líquida sería el de las personas que se dedican a esto. Hasta hace poco la salud era sólo tema de médicos y enfermeras. Pero ahora, con este nuevo concepto de salud ampliada, se forja el concepto de “profesionales de la salud”, donde tienen cabida nutricionistas, fisioterapeutas, entrenadores personales, …

En resumen, vivimos en un mundo en el que la salud evoluciona hacia algo líquido, que rompe las barreras tradicionales, tanto en el espacio físico como en nuestra forma de entenderla y también en cuanto a los profesionales que se ocupan de ella. Y para esta evolución hay dos variables que son críticas: el desarrollo de la Tecnología y el almacenamiento y análisis de Datos. Por eso, si la fórmula química del líquido elemento es H20, podríamos decir que la fórmula química de la salud líquida es D2T, dos moléculas de Datos y una de Tecnología.

*Sobre el autor:
Pedro Díaz Yuste es Director de Salud Digital en MAPFRE, y su responsabilidad es el lanzamiento de una nueva iniciativa de Salud Digital dentro de MAPFRE. Con anterioridad, Pedro fue durante 4 años Director de Negocio del sector Financiero en Google España, ayudando a las empresas españolas de banca y seguros a aprovechar las oportunidades de desarrollo de negocio digital que ofrece Google. Previamente, Pedro fue durante 4 años el Director de Internet en Sanitas, liderando el proyecto de transformación digital de la compañía. Pedro también desarrolló parte de su carrera en Páginas Amarillas, dónde fue responsable del lanzamiento de los servicios de información telefónica de la compañía, 11888 en España y 1288 en Italia, y más tarde fue Director de Marketing Online. Pedro es ingeniero superior de telecomunicaciones por la UPM y cursó un PDD en el IESE.