X

Lhote,André

Nacimiento: Burdeos, 1885

Fallecimiento: París, 1962

Descripción:

De familia modesta, en 1897, André Lhote trabajó como aprendiz en el taller del fabricante de muebles Courbaterre. Entre 1898 y 1904 estudió escultura decorativa en la Escuela de Bellas Artes de Burdeos, y en 1905 buscó un estudio donde practicar también la pintura de forma autodidacta. En sus primeras obras se aprecia la influencia de Gauguin, primero, y de Cézanne, después.

En 1907 se marchó a París y expuso en el Salon des Indépendants y en el Salon d’Automne, certámenes a los que concurrió casi anualmente hasta su muerte. En 1910 realizó su primera exposición individual en la Galerie Druet y recibió el premio de estancia en la Villa Médicis. En los dos años que pasó allí, sus investigaciones le orientaron hacia el cubismo. Además de la práctica pictórica, a Lhote le interesaba la teoría artística. Fue uno de los fundadores de La Nouvelle Revue Française, en la que publicó hasta 1940.

En 1912 se unió al grupo de la Section d’Or, próximo al cubismo, y expuso en su salón. En esos años aplicó la estética del cubismo a escenas de la vida cotidiana. Su trabajo se vio interrumpido al ser movilizado en 1914 a causa de la Primera Guerra Mundial. No retomó su actividad artística y literaria hasta 1917, momento en que se integró en el grupo de artistas apoyados por Léonce Rosenberg y su galería, L’Effort Moderne, dedicada a la promoción del cubismo sintético.

Lhote fue también conocido y valorado por su actividad literaria y pedagógica. Impartió clases desde 1918 en la Academia de Notre Dame des Champs y en otras escuelas de la ciudad, y llegó a fundar en 1922 la suya propia, la Academie Montparnasse, a lo que se sumaron sus conferencias pronunciadas por Francia y el extranjero desde 1920.

En 1938 se trasladó con su mujer a una casa en Gordes, donde les sorprendió, junto a Marc Chagall, la Segunda Guerra Mundial. En 1942 volvieron a París, donde Lhote quería retomar su trabajo en la escuela. Tras la guerra, continuó con sus conferencias por Bélgica, Inglaterra, Italia y, en 1950, también por Egipto. La influencia de su obra teórica cobró relevancia a mediados del siglo gracias, así mismo, a los libros que publicó, como Tratado del paisaje (1938), Primero, la pintura (1942) y Tratado de la figura(1950).

Sus trabajos de teoría del arte le llevaron a Río de Janeiro en 1952 –donde fundó una filial de la Academie Montparnasse–, São Paulo, Bel Horizonte y Bahía. De vuelta en París, sus conferencias se centraron en el arte egipcio. En 1955 recibió el Gran Premio Nacional de Pintura, y fue nombrado por la UNESCO presidente de la International Association of Painters, Engravers and Sculptors.

Noemi de Haro