X

Nonell, Isidre

Nacimiento: Barcelona, 1872

Fallecimiento: Barcelona, 1911

Descripción:

A pesar de su carácter bohemio, Isidre Nonell nació en el seno de una familia catalana relativamente acomodada. Comenzó su formación artística con tan sólo doce años, asistiendo a clases de dibujo en la academia de Josep Mirabent y, poco después, en la de Gabriel Martínez Altés. En 1888 se matriculó en la Escuela de Aplicación situada en el edificio de la Llotja y, posteriormente, junto con su amigo Joaquín Mir, recibió lecciones en el taller del pintor Lluís Graner, donde quedó impactado por los modelos –gente humilde, desheredados, pobres de la calle–, que se convertirían en protagonistas de su producción.

En 1890 participó en la Exposició General de Belles Arts en Barcelona, y seguidamente en una colectiva en la Sala Parés, gracias a la cual obtuvo su primera crítica. Durante ese tiempo inició su labor gráfica en La Vanguardia, con dibujos de tipos y escenas populares, que después retomó en publicaciones como La Saeta y Barcelona Cómica. Matriculado en la Escuela de la Llotja durante los cursos 1893-1894 y 1894-1895, alternó la instrucción con sesiones de pintura en los suburbios y descampados de Barcelona, en compañía de MirPichotCanals y Vallmitjana. Con ellos formó el grupo Colla del Safrà (Grupo del Azafrán), que debe su nombre al empleo de una paleta que “amarilleaba” y que influiría específicamente en la obra del pintor.

Durante el verano de 1896 marchó con Canals y Vallmitjana a Caldes de Boí, donde realizó una serie de dibujos de habitantes del valle afectados por el cretinismo; figuras de seres deformados que estarían presentes en toda su trayectoria. El invierno siguiente se trasladó con Canals a París, y quedó cautivado por la pintura francesa. Presentó varias obras en exposiciones colectivas; concretamente, en 1897, en la XV Exposition des peintres impresionistes et symbolistes, coincidiendo con Toulouse-Lautrec y Gauguin.

Interrumpió su etapa parisina para viajar a Barcelona y colaborar en las actividades tertulianas del grupo modernista celebradas en la taberna de Els Quatre Gats. Regresó definitivamente a la ciudad catalana en 1900, dedicándose a la pintura y dejando casi en un segundo plano el dibujo. Renovó su lenguaje pictórico dominado por la figuración, centrándose en la representación de gitanas y mujeres marginadas socialmente. Desde 1907, la imagen preestablecida en su producción cambió notablemente: las figuras comenzaron a mostrarse de perfil, con peinados elaborados y sin ocultar el rostro.

En 1910 expuso en las Galeries del Faianç Català de Barcelona con un éxito rotundo, tanto de ventas, como en las alabanzas de crítica. Fue su primera exposición individual de pintura desde 1903, y con ella puso fin a un período de rechazo e incomprensión entre público y crítica. Inició así, con una paleta menos tenebrista, una nueva y exitosa etapa, truncada por su muerte prematura a causa de una fiebre tifoidea en 1911.

Isabel Menéndez