X

Frank, Robert

Nacimiento: Zúrich, Suiza, 1924

Descripción:

Robert Frank es un investigador. El investigador estudia, analiza, experimenta: fuerza el medio, prueba, confunde, tiene hallazgos. Robert Frank ha sometido a ese tratamiento a la imagen, estática y en movimiento, a lo largo de toda su vida, desde el primer día.Frank vive entre Nueva Escocia y Manhattan, en Bleecker Street. Se ha casado en dos ocasiones y ha tenidos dos hijos, ya fallecidos. La vida «corriente» sucedía en los huecos que dejaba la fotografía. La imagen es la brújula vital del investigador.

En el año 2008 visitó China por primera vez y expuso The Americans. «Descubrir nuevo público», «Aprovechar nuevas posibilidades», dijo. «Estoy orgulloso de estar aquí, y casi orgulloso de ser fotógrafo». Tenía 84 años.

Robert Frank es de origen suizo y de adopción estadounidense. La fotografía fue una vía de escape en una infancia dura teñida por la figura de un padre incapaz de llevar la vida que deseaba, y la amenaza latente del nazismo. Judío, emigró de Europa, como muchos otros, en 1947 y llegó a la tierra prometida en busca de futuro. Comenzó a trabajar en Harper´s Bazaar y pronto a viajar por América. En 1951 formó parte de los elegidos por Edward Steichen para la exposición 51 American Photographers en el MoMA. «Cuando la gente mire mis fotos, quiero que sientan lo mismo que cuando quieren leer dos veces un verso de un poema», afirmó Frank para la revista Life en una entrevista ese mismo año.

Walker Evans fue su mentor y quien le ayudó a conseguir su primera beca Salomon Guggenheim (en 1955) que le permitiría emprender los tres viajes necesarios para realizar los 28.000 disparos de donde sacar 83 fotografías clave en la historia de la fotografía moderna: The Americans. Frank le mostró las fotografías a quien sería un icono de la generación beatJack Kerouac y éste no dudó en poner sus palabras al servicio del país que contaban las imágenes. Así Robert Frank dejó de lado el primer texto firmado por Walker Evans que iba a acompañarlas y se decantó por el de Kerouak. A partir de este momento se convirtió en amigo de por vida de Allen Ginsberg, y de algún modo en portavoz y vigía de toda una generación que rechazaba los valores establecidos y se movía a ritmo de bebop, por su retrato honesto y cruel. Vio lo que nadie veía, y lo ensalzó.

The Americans fue publicado en primer lugar por Robert Delpire en 1958 en París, y un año más tarde por Grove Press en Estados Unidos. La crítica fue mordaz: Popular Photography calificó la obra de «borrón sin sentido, grano, exposiciones enfangadas, horizontes ebrios y un descuido general» y a él como a «un hombre triste que odia su país de adopción». La América de los años cincuenta estaba satisfecha consigo misma y sin embargo Frank contó su historia de otra manera. América no quería esa mirada concentrada en la soledad y lo sombrío.

Pero el fotógrafo ya iba por delante, entregado a la imagen en movimiento, con películas como Pull my Daisy (1959). Frank ha rodado más de veinte películas, entre las que destaca el documental Cocksucker Blues —un retrato de los Rolling Stones en gira— a lo largo de toda su carrera. Sus películas se caracterizan por la experimentación: el investigador cuestiona y exige, y a la vez planea al detalle cada movimiento para estudiar los resultados.

Con la llegada de los años setenta decide volver a la imagen estática, y con ese retorno comienza el estudio del medio de nuevo: exposiciones múltiples, el uso de su propia historia mediante elementos autobiográficos en las fotografías, rayar y alterar los negativos para obtener diferentes resultados; el retrato de lo personal que se vuelve universal, y de nuevo el retrato de esa América a la que desnuda y expone, que siempre será objeto de su mirada.

En 1961 tuvo su primera exposición individual en el Art Institute of Chicago, y de nuevo el MoMA lo hizo protagonista en Photographs by Harry Callahan and Robert Frank (1962). En 1972 tuvo su primera retrospectiva en la Kunsthaus Zürich a las que luego siguieron otras muestras dedicadas tanto a su fotografía como a su cine. En 1994 la National Gallery of Art de Washington presentó una profunda retrospectiva de su obra, Moving out y en 1996 recibió el Hasselblad Award. En 2001 la muestra Robert Frank: Hold Still-Keep going partió del Folkwang Museum (Essen) al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid) y el Centro Cultural de Belém (Lisboa). En 2006 la Tate Modern (Londres) organizó Robert Frank: Storylines que incluía un ciclo de sus películas y viajó al MACBA (Barcelona), y al Fotomuseum y la Fotostiftung (Winterthur).

Entre los premios recibidos destacan dos becas Guggenheim, la American Film Institute Grant (1971), el Deutsche Gesellschaft für Photographie Erich Salomon Prize (1985) y el International Center of Photography Cornell Capa Infinity Award (2000).

Para conmemorar el 50 aniversario de The Americans el trabajo se expuso en la National Gallery of Art de Washington, el SFMOMA y el Metropolitan Museum de Nueva York. Fue entonces cuando viajó a China y cuando revisó la edición de esta obra clave, realizando cambios sustanciales en algunas de las fotografías elegidas, tomando la imagen completa en vez del recorte publicado en los años cincuenta.

La última fotografía de The Americans expone al ojo ajeno un coche en ruta hacia Del Río, Tejas. En el coche hay una mujer y dos niños. Eran su primera mujer y sus dos hijos.
La fotografía es la única brújula.