Cuidamos a nuestros mayores

La labor excepcional de nuestros voluntarios no se detiene

La labor excepcional de nuestros voluntarios no se detiene La labor excepcional de nuestros voluntarios no se detiene

En esta pandemia el colectivo de mayor riesgo es el de los mayores. No sólo por su estado físico, que les hace más vulnerables ante el virus, sino también por el alejamiento social que aumenta la soledad en la que viven muchos de ellos e incrementa los problemas derivados de su poca movilidad y, en general, pocos recursos.

Ponemos en marcha distintas iniciativas para que sepan que no están solos. Nuestros voluntarios están a su lado, acompañándoles telefónicamente, y trabajando para recaudar dinero destinado a proyectos para la tercera edad, involucrando en ello a sus familias y a sus amigos.

Los voluntarios de Fundación MAPFRE se convierten en su altavoz, al trasmitir a la sociedad sus necesidades más urgentes y contribuir a generar una ola de solidaridad que llegue a todas las personas mayores que lo necesiten.

Una voz amiga para combatir la soledad

Una voz amiga para combatir la soledad

Queremos unir, a través del teléfono, dos fuerzas extraordinarias: la de los mayores que pasan el confinamiento en soledad y la de nuestros voluntarios, que les ofrecen acompañamiento lúdico, cultural y emocional.

Una flor para nuestros mayores

Una flor para nuestros mayores

Nuestros voluntarios, sus hijos y familiares se implican en la creación de un inmenso jardín fabricando en casa flores de materiales reciclados, que se venderán para recaudar fondos destinados a proyectos sociales para la tercera edad.