Una flor para nuestros mayores

Creamos un gran jardín para apoyar proyectos de la tercera edad

Creamos un gran jardín para apoyar proyectos de la tercera edad Creamos un gran jardín para apoyar proyectos de la tercera edad

Nuestras flores no tienen olor, pero tienen corazón. En ellas se unen las ganas de ayudar y la solidaridad con la creatividad. A través de la iniciativa Una flor para nuestros mayores invitamos a los voluntarios de Fundación MAPFRE a que se sienten con sus hijos, familiares o compañeros de piso y participen en la creación de un inmenso jardín de flores.

Utiliza los materiales que encuentres en casa: papel, cartón, botellas, telas o envases de huevos. Coge tijeras, cola, cuerdas o cualquier herramienta que pueda ser útil. Todo sirve si le pones imaginación y cariño, piensa que con cada flor estaremos más cerca de conseguir el objetivo de ayudar a muchos ancianos que sufren necesidades y soledad.

Intenta hacer la flor que más te guste. Puede ser una rosa o un clavel… y ¿por qué no un girasol? Si te gusta esta espigada flor y te atreves a fabricar sus pétalos amarillos, te ayudamos con esta plantilla que puedes descargar.

Cuando termine el confinamiento, coordinaremos la recogida de todas las flores para que nuestros voluntarios las vendan en Mercadillos Solidarios. El dinero recaudado irá destinado a proyectos dirigidos a la tercera edad de nuestro programa Sé Solidario.

Entre todos podemos conseguir que este gran jardín de flores sea destinado a apoyar a nuestros mayores. Crea flores. Ayúdanos a ayudar.