Alimentación en personas mayores

Alimentación en personas mayores Alimentación en personas mayores
  1. La alimentación en las personas mayores debe ser rica y variada, con inclusión diaria de frutas y verduras.
  2. La alimentación de los ancianos debe proveerlos de calcio para fortalecer los huesos. Al menos tienen que tomar dos elementos lácteos diarios.
  3. Hay que limitar el consumo de grasas y de bollería, rica en grasas trans, perjudiciales para la salud.
  4. No se debe olvidar un paseo diario, necesario para la correcta activación, por la luz del sol, de la vitamina D, esencial para mantener los huesos fuertes.
  5. La dieta también tiene que ser rica en fibra, a fin de favorecer el tránsito intestinal y evitar el estreñimiento, muy frecuente en estas edades.
  6. Debe asegurarse la ingesta correcta de agua para evitar la deshidratación. Con la edad, los mecanismos fisiológicos de regulación de la sed fallan y se ingiere menos cantidad de líquido.
  7. Es necesario comer alimentos ricos en proteínas completas como la carne, el pescado o los huevos, para mantener los órganos en buenas condiciones y el sistema inmunitario preparado para defenderse de posibles infecciones.
  8. Pueden utilizarse, además de agua, caldos, sopas bajas en grasa y zumos de frutas para asegurar una correcta hidratación.
  9. En casos de alimentación pobre o deficitaria, pueden utilizarse compuestos y suplementos vitamínicos, ricos en vitaminas y oligoelementos.
  10. Es importante establecer un ritmo de comidas y no saltárselo, para así asegurar el número de comidas diario que se recomienda sean cinco. La comida debe ser variada para estimular la ingesta.