¿Qué alimentos son especialmente adecuados durante el embarazo?

Los requerimientos nutricionales del embarazo vienen determinados por las necesidades de crecimiento y de aumento del peso tanto de la madre como del feto. No se debe comer por dos, como clásicamente se recomendaba.

La dieta de la embarazada tiene que ser variada, basada en la dieta mediterránea, con verduras, frutas, legumbres, cereales y pescado, con suplementos de ácido fólico durante el primer trimestre y de hierro durante meses, dados los aumentos de requerimientos de este elemento a lo largo de todo el embarazo. Una dieta saludable se basa fundamentalmente en aumentar la cantidad de cereales, frutas, verduras, tubérculos, hortalizas y legumbres. Debe limitarse el consumo de aceites y grasas, sobre todo de origen animal, con un aporte importante de grasas saturadas.

El alcohol y la cafeína son claramente perjudiciales en el embarazo; se debe eliminar el tabaco y limitar al máximo el café.

Deben evitarse situaciones de ayuno prolongado y la ingesta de demasiados dulces, ya que puede contribuir a la aparición de diabetes gestacional.  Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que durante el embarazo hay que evitar la toma de medicamentos que no sean imprescindibles, y en el caso de encontrarse enfermo, acudir al ginecólogo, que será quien prescribirá el fármaco que crea recomendable y sea menos perjudicial para el desarrollo fetal. En general, debe controlarse el aumento de peso durante el embarazo, tarea que se realiza en las visitas programadas al ginecólogo. Una adecuada ganancia de peso prenatal se asocia a una baja incidencia de nacidos con bajo peso y prematuros.

Dr. Alfonso Pérez. CAPSE Hospital Clínico de Barcelona e ICE Salud