¿Qué tipo de alimentación es mejor para la menopausia?

Durante la menopausia y como consecuencia de la disminución de los estrógenos, la mujer comienza a presentar diferentes síntomas que afectan a distintos órganos y funcionalidades de su cuerpo: experimenta sofocos, ganancia de peso, está más irritable, es más susceptible a las fracturas, presenta la piel más seca, etc.

Es necesaria una alimentación más equilibrada que nunca. Esta dieta debe incluir suplementos de calcio y fitoesteroles, los llamados estrógenos naturales, que ayudan enormemente a la cuestión de los sofocos y el cortejo vegetativo tan frecuente en esta etapa. En este período la mujer pierde masa ósea de forma progresiva.

Por ello, durante la menopausia es especialmente importante evitar el sobrepeso y la obesidad, ya que el exceso de peso afecta directamente a las articulaciones y la estructura ósea se ve sobrecargada. Por este motivo, el control de la alimentación y seguir una dieta adecuada es especialmente importante durante esta etapa de la vida. Durante la menopausia se recomienda evitar sobre todo los azúcares de absorción rápida (fructosa, lactosa, sacarosa), la sal en exceso y las grasas.

Durante la menopausia, la dieta debe ser variada y rica en verduras y frutas. Se recomienda disminuir el consumo de las carnes rojas y optar por el pescado y los mariscos, estos alimentos combaten la caída del cabello, el colesterol, los efectos de los sofocos, la sequedad de la piel y los problemas circulatorios. Se recomienda ingerir alimentos ricos en fitoestrógenos como la soja, el lino y las almendras, y consumir lácteos. Estos alimentos son ricos en calcio y resultan de gran ayuda para frenar la disminución de masa ósea y prevenir la osteoporosis. Conviene complementar la dieta con actividad física frecuente que, controlada, es la mejor opción para protegerse de las enfermedades cardiovasculares, mantener los huesos fuertes y combatir la obesidad.

Dr. Alfonso Pérez. CAPSE Hospital Clínico de Barcelona e ICE Salud