¿Es bueno tomar fibra como complemento alimenticio?


La fibra alimentaria se puede definir como la parte de las plantas comestibles que resiste la digestión y absorción en el intestino humano y que experimenta una fermentación parcial o total en el intestino grueso. Desde el punto de vista de la nutrición y en sentido estricto, la fibra alimentaria NO es un nutriente, ya que no aporta calorías al organismo porque no se absorbe.

Aunque actualmente esté muy cuestionado por diversos investigadores, incluir en la dieta alimentos ricos en fibra como legumbres, fruta, verdura, cereales integrales; el consumo frecuente de líquidos y la práctica de ejercicio regular nos pueden ayudar a prevenir algunas enfermedades como. 

  • Estreñimiento: el efecto más conocido de la fibra es su capacidad de facilitar la defecación. La fibra aumenta el volumen de las heces lo que produce unas heces más voluminosas y menos consistentes. Además, disminuye el tiempo de tránsito intestinal. Por lo tanto, un contenido adecuado de fibra en la alimentación es fundamental para prevenir y aliviar el estreñimiento. 
  • Diverticulosis o enfermedad diverticular: enfermedad caracterizada por la aparición de pequeñas bolsas en las paredes del colon en forma de dedo de guante llamadas divertículos. Aunque se ha postulado que la diverticulosis está asociada a la dieta pobre en fibra alimentaria, no hay pruebas científicas que avalen su prevención mediante el consumo de alimentos ricos en fibra alimentaria. 
  • Obesidad: Las dietas ricas en fibra pueden ayudar a controlar la obesidad por varias razones: primero, las dietas ricas en fibra poseen menos calorías en el mismo volumen del alimento; segundo, este tipo de dietas facilitan la ingestión de menor cantidad de alimentos debido a que prolongan el tiempo de masticación y por su volumen, ayudan a producir más rápidamente la sensación de saciedad y por último, las dietas ricas en fibra 'secuestran' parte de los azúcares y las grasas ingeridas, ralentizando su absorción, lo que disminuye el aporte final de energía. 
  • Hipercolesterolemia: la ingesta de fibra proporciona una menor absorción de colesterol. 
Dr. Alfonso Pérez. Médico y director de equipo de EAP Roselló (CAPSE – Hospital Clínico de Barcelona)