¿Debo obligar a mi hijo a comer de todo?

La palabra obligar no es la idónea a la hora de realizar una alimentación rica y adecuada para los niños y toda la familia. Desde pequeños debemos estimular a nuestros hijos a probar diferentes sabores; asi ellos desarrollarán espontáneamente curiosidad por probar diferentes y variados alimentos y se eliminará así la pobre tendencia actual del menú infantil, o sea pasta, arroz y pollo. Los países del área mediterránea tenemos la suerte de mantener una dieta sana, rica en fruta, verduras y cereales, que además se enriquece con aceite de oliva y productos autóctonos de cada región.

La vida rápida y el fast-food que proviene de América, desgraciadamente, está muy presente a la hora de alimentarnos, por lo que cada vez es más difícil, por ejemplo, que los niños coman verdura y no prefieran una hamburguesa aunque puntualmente no es desaconsejable. Desde que los niños cumplen un año, debemos sentarlos a nuestra mesa y compartir el menú familiar, eso sí, con las salvedades que sean necesarias –por ejemplo gluten, introducción del marisco más tarde, etc.

De esta forma conseguiremos una alimentación sana y equilibrada, no precisaremos suplementos alimenticios ni vitaminas adicionales y, además, contribuiremos a la cada vez menos frecuente reunión familiar para comer o cenar.

Dr. Alfonso Pérez. CAPSE Hospital Clínico de Barcelona e ICE Salud