¿Qué tipo de zumos son recomendables para los niños?

Dentro de la pirámide nutricional de los niños, se recomienda una ingesta mínima de alimentos procesados; se incluyen en este apartado los zumos artificiales o de tetrabrick. Siempre que sea posible, se deben ingerir alimentos frescos, de temporada y de procedencia local. Hay que elegir preferentemente alimentos vegetales, hortalizas, frutas, cereales, legumbres, frutos secos y semillas. Deberemos estimular el consumo de agua en lugar de bebidas azucaradas con alto contenido calórico, que además contribuyen enormemente al desarrollo de la obesidad.

Debemos preocuparnos de que los niños desayunen bien, incluyendo lácteos, cereales y frutas. Las frutas, naturales o en zumo. No deberemos añadir azúcar o muy poco en el caso de que el niño lo pida, sólo para quitar la acidez porque el propio zumo ya suele ser suficientemente dulce. El zumo de naranja es el mejor tolerado, en especial sin quitar la pulpa, ya que es la parte que contiene más fibra aunque hay muchos niños que prefieren eliminarla. Las frutas y los zumos de fruta tienen un alto contenido en micronutrientes, fibra y agua, así como un bajo contenido calórico y de grasa. Aportan vitaminas A, C, B, E, ácido fólico y otros elementos importantes para nuestro organismo. Los sucedáneos de fruta tipo tetrabrick tienen un alto contenido energético, pero escasa calidad nutricional.

Dr. Alfonso Pérez. CAPSE Hospital Clínico de Barcelona e ICE Salud