Quiero seguir una dieta de adelgazamiento, ¿qué debo hacer?

La dieta sigue constituyendo el elemento más importante en el tratamiento del sobrepeso y de la obesidad. La idea principal en la que se basa el tratamiento consiste en la reducción de entre 500 y 1.000 kilocalorías respecto al consumo diario. Esta reducción de calorías todos los días nos permitirá reducir el peso entre medio y un kilo semanal. Antes de comenzar el plan debemos detallar cuál es nuestra alimentación diaria e indicar lo que hemos comido y con qué frecuencia, por ejemplo el último mes. Esto permite realizar un plan dietético personalizado, equilibrado y basado en los gustos de quien lo sigue.

Existen multitud de dietas que utilizan diferentes métodos, todas con el fin último de la reducción de peso. Esto se consigue de distintas formas, algunas no muy ortodoxas, por ejemplo, las dietas “milagro&rdquo. Una vez que se reduzca el peso deseado, con mayor o menor esfuerzo, hay que mantener esta reducción durante el mayor tiempo posible.

Tan importante es conseguir la reducción de peso como el mantenimiento posterior. Esto sólo es posible conseguirlo con los cambios en el estilo de vida del paciente. En este sentido, el aspecto más importante es evitar el sedentarismo. Para ello debe introducirse como hábito diario la realización durante 30-60 minutos de actividad física, moderada o adaptada al estado físico y el entrenamiento del paciente. Siempre es recomendable acudir a profesionales sanitarios para establecer el plan dietético y llevar a cabo visitas de seguimiento a fin de medir los progresos y obtener consejos que nos permitan proseguir con el esfuerzo que supone la dura labor de perder peso.

Dr. Alfonso Pérez. CAPSE Hospital Clínico de Barcelona e ICE Salud