¿La tensión arterial puede variar a lo largo del día? ¿Me la puedo tomar en cualquier momento o es recomendable hacerlo a una determinada hora?

La tensión o presión arterial es por propia naturaleza oscilante, es decir, va variando en función de diferentes condiciones o situaciones: mañana o tarde, en reposo o en ejercicio, estando tranquilo o en situación de estrés, tras la toma de alcohol o café, etc.

La verdadera condición de la presión arterial es que sea oscilante y que los valores o cifras sean diferentes a lo largo del día. Lo realmente importante es que los registros sean menores a 140 milímetros de mercurio en la tensión arterial sistólica o alta, y menores de 90 milímetros de mercurio en la tensión arterial diastólica o baja.

La automedición de la presión arterial en el domicilio (AMPA) es una práctica cada vez más frecuente. Los aparatos de medición electrónicos son fiables y válidos, por lo que actualmente este sistema para controlar la presión arterial es uno de los métodos más reconocidos para el registro e incluso el diagnóstico de la hipertensión arterial. Además, la automedición evita —o al menos palia— el efecto llamado «hipertensión de bata blanca» o, lo que es lo mismo, un aumento de la presión arterial puntual en las personas más sugestionables, en las cuales el nerviosismo por tener cerca al personal sanitario provoca este aumento puntual de la presión arterial en la consulta, recuperando los valores tensionales normales al regresar al domicilio.

Normalmente se recomienda tomar la presión por la mañana, en condiciones de tranquilidad, en un ambiente relajado, sin haber fumado ni haber hecho ejercicio ni comido una hora antes, y con el brazo en el que se mide la presión apoyado a la altura del corazón.;

Dr. Alfonso Pérez. CAPSE Hospital Clínico de Barcelona e ICE Salud