¿Cómo puedo prevenir una lesión antes de empezar a realizar una actividad física, moderada o intensa?

La preparación depende del tiempo que haya pasado entre la última sesión de ejercicio físico realizado y la que se esté planteando. Siempre que haya pasado un tiempo de inactividad, aunque sea de pocos meses, es recomendable acudir a un especialista en medicina deportiva para pasar un reconocimiento médico deportivo. En este examen se debe realizar una historia clínico-deportiva, en la que se evalúan los antecedentes deportivos (qué deportes se han practicado, intensidad, duración...) y antecedentes médicos personales y familiares (enfermedades), así como un electrocardiograma para detectar cualquier anomalía cardiaca que pudiera desembocar en una lesión o accidente durante la práctica del deporte. En esta fase también se evalúa el tipo de deporte más adecuado para la condición física presentada y se decide cómo deberá realizarse.

Una vez efectuado el chequeo, el siguiente paso que se debe seguir es elegir la indumentaria más adecuada para el tipo de deporte que se realizará, teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas y si se practicará en un espacio cerrado, abierto o una combinación de ambos. La temperatura exterior puede afectar la tensión muscular y causar pequeñas fracturas y lesiones, por lo que es necesario elegir ropa y calzado cómodo, que deje transpirar y no haga sudar más de lo necesario. Se debe prever el uso de diferentes prendas según cambie la temperatura, así como la cantidad de líquidos que se deben beber para evitar la pérdida de sales y prevenir mareos.

Toda actividad encaminada a mejorar la forma física, especialmente después de un período largo de inactividad, debe realizarse de manera progresiva. Para ello, se empezará el ejercicio con un calentamiento que incremente la producción de energía y, por lo tanto, la temperatura de los músculos. Con los debidos ejercicios de calentamiento se preparará el organismo para la actividad física, se mejorará la coordinación y disminuirá al mismo tiempo la probabilidad de sufrir lesiones. 

Igualmente es necesario, una vez se haya terminado el ejercicio físico, la realización de ejercicios de enfriamiento para volver a la forma de reposo de forma paulatina, no de repente, por ejemplo, caminando unos cientos de metros antes de detenerse. La sesión de estiramientos finales, acordes al tipo de deporte realizado, favorecerá la relajación muscular y evitará posibles lesiones.