Refuerzo educativo para apoyar el desarrollo equilibrado de 210 niños sin familia

La Casa de la Madre y el Niño, en Bogotá, ofrece a niños desamparados la oportunidad de acceder a un futuro mejor

La Casa de la Madre y el Niño, en Bogotá, ofrece a niños desamparados la oportunidad de acceder a un futuro mejor La Casa de la Madre y el Niño, en Bogotá, ofrece a niños desamparados la oportunidad de acceder a un futuro mejor

En Colombia más de 132.000 niños que están institucionalizados viven sin afecto, sin el apoyo de una familia y abocados a perpetuar el círculo de la pobreza al carecer de oportunidades de acceder a una vida mejor.

La Casa de la Madre y el Niño trabaja para cambiar la existencia de estos niños ofreciéndoles cariño, intentando que vuelvan con sus familiares cuando es posible o buscando para ellos nuevas familias en las que crecer. Y como factor de cambio y desarrollo, proporcionándoles educación para que puedan cambiar su destino.

Con el proyecto "Educando movemos fronteras" esta asociación pone el énfasis en la educación para el desarrollo. Está demostrado que los niños que en su infancia sufren el trauma de la violencia o el abandono tienen más dificultades para seguir el ritmo académico y generalmente muestran cierto retraso con respecto a otros niños de su edad. Este programa quiere reforzar sus estudios a través de tutorías personalizadas, apoyo para hacer sus tareas y labores y aprendizaje de técnicas de estudio.

Apoyamos este proyecto aportando material escolar para 210 menores y ofreciéndoles la oportunidad de recibir clases de inglés. La mayoría de las nuevas familias que adoptan a estos niños provienen de Estados Unidos, y el aprendizaje del inglés desde pequeños les puede ayudar a integrarse en su nueva familia y entorno con mayor facilidad, eliminando las barreras del idioma.

A través de este proyecto los niños van a poder acceder a una educación que consigue mover fronteras, que ofrece oportunidades, que cambia vidas.