Luceros del Amanecer recupera la infancia en peligro de Nicaragua

Protección especial para niños y niñas en condiciones de extrema vulnerabilidad social

Protección especial para niños y niñas en condiciones de extrema vulnerabilidad social Protección especial para niños y niñas en condiciones de extrema vulnerabilidad social

La historia reciente de Nicaragua ha tenido un impacto muy negativo en el desarrollo del país -conflictos sociales, políticos, militares y desastres naturales- hasta el punto de colocarlo como el segundo país más pobre del mundo.

A 114 kilómetros de la capital Managua, se encuentra Camoapa un municipio en el que el conflicto armado ha tenido un impacto tremendo en el atraso económico de la zona. Esta situación genera altos niveles de consumo de alcohol, violencia doméstica, desintegración familiar, desempleo, hacinamiento y falta de oportunidades para los más pequeños.

La mayoría de las familias tienen graves dificultades para cubrir sus necesidades básicas y eso conlleva que muchos niños y niñas de este municipio, que en algunos casos presentan síntomas de desnutrición, no puedan asistir a la escuela ya que se ven obligados a salir a trabajar para contribuir al sostenimiento de sus familias.

El Hogar Luceros del Amanecer dedica todo su esfuerzo a rescatar a los menores de esta difícil situación. Y lo hace trabajando en cuatro frentes principales:

  • Nutrición: además de elaborar en sus cocinas y distribuir en sus comedores un menú diario para los niños, cada seis meses toma una muestra de peso y de talla con el fin de monitorizar su correcto desarrollo.
  • Refuerzo educativo: todos los niños reciben refuerzo escolar para subsanar las dificultades de aprendizaje y de asimilación de contenidos. El proyecto suministra los materiales educativos que los niños necesitan durante todo el año: mochilas, uniformes, zapatos y resto de materiales como cuadernos, pinturas, borradores, estuches geométricos, reglas y otros materiales indispensables para su educación.
  • Salud. A través de la salud preventiva se conciencia a los menores para que ellos también contribuyan con este proceso: con acciones sencillas como el lavado de manos antes de comer, después de visitar el servicio, el aseo personal, el baño diario, el cepillado de dientes después de cada comida o evitar el consumo de alimentos nocivos para la salud.
  • Acceso al mercado laboral. Luceros del Amanecer trabaja con un programa de formación técnica vocacional que integra a jóvenes y a sus familias para que juntos puedan mejorar su condición económica.

Apoyamos a esta asociación en estas cuatro líneas de actuación: desde la compra de alimentos y contratación del personal de cocina, pasando por material escolar, equipos tecnológicos, hasta medicamentos, gafas o aparatos odontológicos y materiales para los programas de formación. Todo suma en esta búsqueda de nuevas oportunidades.