Amor y educación para niñas en situación de indefensión en El Callao, Perú

La Casa Hogar Nazareth, de la Fundación Espro, acoge a 15 niñas y adolescentes vulnerables

La Casa Hogar Nazareth, de la Fundación Espro, acoge a 15 niñas y adolescentes vulnerables La Casa Hogar Nazareth, de la Fundación Espro, acoge a 15 niñas y adolescentes vulnerables

En Perú la brecha de género es una realidad y se hace más evidente en la educación. Cerca de 200.000 adolescentes se ven obligadas a abandonar los estudios cada año, en la mayoría de los casos debido a embarazos.

Estas jóvenes madres, solas con sus hijos y sin formación para encontrar empleos dignos viajan a las ciudades escapando de sus hogares y se asientan en zonas marginales de la ciudad en las que viven en condiciones de miseria. En muchos casos, estas madres adolescentes se ven incapaces de hacerse cargo de los menores y los abandonan, especialmente a las niñas. Ellas son las usuarias de la Casa Hogar Nazareth.

Las niñas que llegan a este centro han vivido el abandono, la pobreza y tienen un alto riesgo de exclusión social. En este hogar encuentran cuidados, alojamiento, manutención, atención médica y afecto para recuperarse de los golpes que les ha dado la vida.

Pero el proyecto Pro-Niñas de Casa Hogar Nazareth quiere llegar más allá y poner las bases para que estas niñas no se vean abocadas a un futuro similar al de sus madres. Para ello, el centro utiliza la educación como herramienta de desarrollo personal y como oportunidad para acceder al mundo laboral. Las niñas acuden a distintos colegios privados y la Fundación Espro cubre sus matrículas, material escolar, uniformes, y todas actividades extraescolares con las que aprenden a llevar una vida digna y a ser autónomas.

En Casa Nazareth también ofrecen un marco de apoyo para aquellas niñas que aún mantienen vínculos familiares o estén ya en riesgo de perder el cuidado parental. Y para ello, existe un Servicio de Fortalecimiento Familiar o acompañamiento terapéutico para fomentar el trato familiar en aquellos casos en los que todavía hay contacto con algún miembro de su familia de origen.

La Casa Hogar cuenta además con familias de acogida temporal para que aquellas niñas que no pueden volver a sus casas conozcan un modelo familiar desconocido para ellas, un modelo en el que el respeto, el cuidado y el cariño sean la base de la relación.