Inclusión laboral para jóvenes con discapacidad intelectual en Montevideo

La Fundación Prointegra organiza cursos y talleres para el acceso laboral de 40 jóvenes

La Fundación Prointegra organiza cursos y talleres para el acceso laboral de 40 jóvenes La Fundación Prointegra organiza cursos y talleres para el acceso laboral de 40 jóvenes

El objetivo de la fundación es conseguir la inserción laboral de 40 jóvenes, de 17 a 35 años, con discapacidad intelectual. Una labor difícil en un mercado de trabajo en el que las empresas no están lo suficientemente informadas de cómo trabajan las personas con discapacidad y, menos, con la intelectual. Desde los prejuicios, se crean barreras que imposibilitan la inserción laboral de las personas con discapacidad, que cuando consiguen acceder a un empleo, son colocados en puestos muy poco valorados.

Los jóvenes que asisten al proyecto "Empleo con Apoyo" de la Fundación Prointegra, son de clase media, baja en su mayoría, con poco acceso a la cultura. En la Fundación reciben cursos de estimulación cognitiva y talleres de oficios para entrenar las habilidades socio laborales. Para conseguir una armonía a nivel emocional se trabaja con un psicoterapeuta que aborda en forma individualizada a los alumnos, proporcionándoles diversas herramientas para el control de sus emociones.

Los alumnos se apoyan en Preparadores laborales formados que les acompañan cuando ingresan en la empresa designada. Este acompañamiento y el seguimiento dentro de la empresa, son sumamente importantes para que la inserción culmine con éxito.

Los cursos cuentan con metodologías innovadoras que permiten profundizar áreas de aprendizaje en el ámbito del aula y trabajar la lecto-escritura y las matemáticas con herramientas acordes.

Cuando los jóvenes comienzan a trabajar, crecen en autonomías y desarrollo a todo nivel, sintiéndose valorados y productivos dentro de la sociedad. Si además las experiencias de trabajo son exitosas cambia sustancialmente el lugar en el que se colocan en su entorno. El trabajo les hace sentirse capaces y partícipes de la sociedad.