Parques infantiles y seguridad, ¿qué debemos tener en cuenta?

Parques infantiles y seguridad, ¿qué debemos tener en cuenta? Parques infantiles y seguridad, ¿qué debemos tener en cuenta?

El 75% de los parques infantiles tiene algún tipo de deficiencia debido a diferentes causas, entre las que se encuentran faltan de mantenimiento, instalaciones incorrectas, desconocimiento de la norma, problemas de diseño y equipamiento. Así lo revela el informe “Evaluación de la seguridad y accesibilidad en los parques infantiles-safeplay” publicado por la revista ‘Seguridad y Medio Ambiente’ de Fundación MAPFRE tras analizar un total de 168 áreas de juego infantiles en España. Con la llegada del buen tiempo, los parques infantiles son un lugar idóneo para pasar momentos de recreo junto con los nietos, siempre que sea bajo la premisa de la seguridad.

Si lo niños fueran capaces de reconocer el riesgo, no habría problema. Sin embargo, la gran mayoría de ellos no sabe reconocer qué es peligroso y cuándo no deben haber ciertas cosas. Lamentablemente, la mayor parte de parques infantiles que hay en España cuentan con importantes deficiencias en seguridad, tal y como recoge el informe que mencionábamos anteriormente.

Y es que España carece de una legislación propia que regule los requisitos de seguridad que deben cumplir los parques infantiles y el equipamiento de las zonas de juego. Actualmente, la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) cuenta varias normas sobre los requisitos que deben cumplir, así como directrices sobre cómo debe realizarse la instalación, la inspección o el mantenimiento. Así, tenemos UNE (acrónimo de Una Norma Española), elaborada por los comités técnicos de AENOR; y  las normas europeas “EN”, que son creadas por el Comité Europeo de Normalización a través de sus Comités técnicos con el objeto de unificar los criterios de normalización en el ámbito europeo. Sin embargo, son documentos voluntarios.

Requisitos para un parque 10

Tal y como recoge ‘Familias, Prevención y Seguridad Vial’ en su artículo ‘Parques infantiles y Seguridad’, los parques infantiles deben reunir las siguientes condiciones para ser seguros:

  • Que su ubicación esté alejada de calles con vehículos. Además, no puede haber obstáculos que impidan la visualización de los más pequeños.
  • El suelo debe ser de un material que no pueda dañar a los niños. No debe contar con cristales, latas…
  • Debe contar con diferentes zonas. No todos los niños juegan de la misma forma, especialmente por la edad. Debe haber diferentes zonas de juego adaptadas a cada edad.
  • Es importante que no haya elementos oxidados para mantener una higiene y mantenimiento. Los titulares de los parques infantiles deben llevar a cabo un mantenimiento y conservación, debiendo realizar inspecciones y revisiones anuales por parte de técnicos competentes.
  • Accesibilidad para los menores con discapacidad. Este punto exige que cualquier parque infantil debe permitir su accesibilidad. Cuando se plantea el proyecto de un parque infantil, se debe tener en cuenta que será utilizado por todos los niños y niñas, independientemente de sus limitaciones de movilidad.

Por otro lado, el estudio ‘Seguridad y Accesibilidad de las Áreas de Juego infantil’ publicado por el Defensor del Pueblo, recomienda, entre otros puntos, que la Administración General del Estado apruebe unas condiciones mínimas de seguridad que deban cumplir todas las áreas de juego infantil de nueva construcción, y establecer un período de adaptación para las ya existentes y que se publiquen en las páginas web municipales, por parte de los Ayuntamientos de los municipios de más de 5.000 habitantes, información actualizada sobre las inspecciones realizadas en las áreas de juego infantil de la localidad y su resultado; así como establecer un sistema rápido y ágil de denuncias sobre falta de limpieza o deterioro de los juegos o sobre cualquier otra incidencia que pueda poner en riesgo a los menores usuarios.