David Meca

“Cada uno debe ser consciente de la plenitud de sus facultades para afrontar la conducción”

David Meca David Meca

Cuando hablamos de David Meca pensamos en superación, esfuerzos, logros y récords, muchos récords. Si algo ha demostrado este deportista nato, es que no hay barreras. El nadador español  es especializado en larga distancia en aguas abiertas y, como usuario de la vía, afirma ser conductor de turismo y de ciclomotor. Meca destaca la necesidad de refrescar conocimientos según van pasando los años. “A nadie nos gusta pero es así sí, las normas cambian y deberían ser incorporadas paulatinamente en la vida de los conductores”, ha destacado en una entrevista concedida a ‘Seguridad Vial para Mayores’.

El nadador opina que los conductores españoles están más concienciados con la seguridad vial. “Las campañas de la DGT nos han llegado a todos. Todas las noticias y campañas nos han afectado. Estamos más concienciados. Estoy seguro”, destaca. A pesar de todo, remarca que “cada uno debe de ser consciente de la plenitud de sus facultades para afrontar la conducción”.

En este sentido y preguntado por si seguimos corriendo demasiado al volante, opina que “la velocidad se ha moderado pero no toda moderación es de alguna manera suficiente y más si hay vidas de por medio”. Reconoce que hay tramos en los que quizás se podría ir más rápido y recuerda el eslogan: “mejor perder un segundo la vida que la vida en un segundo”. 

¿Están los radares para recaudar? Ante esta pregunta se muestra tajante: “No, creo que están para controlar la seguridad vial”. “Si uno no supera el límite, no va a ser multado, por lo que no tiene que tener miedo. La velocidad no debemos ponerla nosotros, sino los expertos que de alguna manera han diseñado esos tramos para esa velocidad específica. A veces, por condiciones de pavimento, porque haya colegios y niños… Haciendo un paralelismo con lo mío, “el socorrista no te dice que no bañes por molestar, lo dice por la seguridad del bañista. Lo mismo ocurre en este caso.”

Respecto al posible incremento de velocidad a 130 km/h en determinadas circunstancias y carreteras, David Meca considera que “quizás las modificaciones puntuales podrían ser una buena idea, aunque también es cierto que darán lugar a confusiones. Es complicado. Quizás en algún tramo de autopista sí que se pueda incrementar un poco la velocidad pero siempre sometido al criterio de los técnicos, que el pavimento sea correcto y también las circunstancias sean las adecuadas. Las confusiones son peligrosas”.

Educación vial, ¿debería ser una asignatura en los colegios? Meca indica que debería formar parte de un área de formación o quizás que se diera tal y como sucede en países anglosajones, donde hay talleres monográficos en los que participan miembros de la policía local. “Así el niño tiene una relación y conocimiento desde pequeño y le hará percibir que son gente que está ahí para ayudarle y que no sólo van a multarte o a recaudar”, añade.

A la pregunta de si ha sufrido un percance de tráfico, el nadador responde que afortunadamente no. “Aun así, procuro extremar las precauciones. Soy conductor de coche y ciclomotor y toda precaución es poca. No le tengo miedo pero sé que el ciclomotor es mucho más peligroso que un automóvil. Siempre que lo cojo me da respeto. Siempre voy con el mejor casco, con la mejor chaqueta de moto, con todas las protecciones…incluso estoy valorando comprarme la chaqueta con airbag…. No hay que ser un loco del volante. Debemos respetar todas las normas’, afirma Meca de manera clara. 

Por último, ¿un mensaje para los lectores? “Además de los mensajes ya conocidos por todos del tipo: si bebes, no conduzcas; remarcar que uno debe de ser consciente de la plenitud de sus facultades para afrontar la conducción y no debemos olvidar tampoco la revisión de nuestros vehículos. Un parque móvil en óptimas condiciones garantiza también la seguridad vial”. 

Como ejemplo pone una situación que vivió hace poco: “Notaba que la moto no era estable. La lleve al taller, se me había olvidado llevarla a tiempo a la revisión. Había pasado ya 500 kilómetros y, efectivamente, tenía una rueda en mal estado. Esto demuestra que debemos de ser muy cautos y realizar todas las revisiones. Cuando toca, toca o incluso antes, si lo vemos que falla. Plenitud de facultades y el parque móvil en óptimas condiciones. No dejan de ser máquinas”.