Luis Piedrahita

Humorista

Luis Piedrahita. Humorista Luis Piedrahita. Humorista

Luis Piedrahita es un humorista, escritor, ilusionista, guionista y director de cine, famoso por sus apariciones en televisión y radio, especialmente apreciado por sus monólogos. 

Consejos de Luis Piedrahita sobre seguridad vial

Es conocido como “el rey de las cosas pequeñas“, ya que en sus monólogos a menudo critica el poco respeto que los humanos sienten por los objetos cotidianos.

Luis Piedrahita se confiesa como conductor habitual tan solo durante las vacaciones y en los viajes de trabajo, porque dice que disfruta mucho con los viajes largos ya que se los toma con total tranquilidad, poniendo como premisa el disfrute del paisaje frente a correr por la carretera.

En cuanto al tema de la conducción segura, Luis cuenta que tiene los conceptos muy claros si de las normas de tráfico estamos hablando. De hecho, siempre que sube a un coche se abrocha el cinturón de seguridad por instinto, ni de broma coge el móvil y, cuando habla de un tema más serio como es conducir bajo los efectos del alcohol, afirma que tampoco se pone al volante después de tomar una copa, sabe que es algo peligroso aún estando perfecto y conduciendo con los cinco sentidos así que es de los que prefiere coger un taxi o utilizar el transporte público.

Profundizando más en las normas de tráfico, nos encontramos con un Luis Piedrahita muy cuidadoso, ya que yendo a 120 km/h está encantado, hizo los cálculos una vez y a sabiendas de que a 140 km/h llegas seis minutos tarde, no vale la pena arriesgarse, mejor calmarse y ya se recuperarán cuando sea. 

Por otro lado nos interesa qué le molesta a este humorista y nos cuenta que no le gusta que le den las largas, no le gustan los carteles de las gasolineras fantasma ni los baches en carretera. 

Para terminar hemos indagado en la relación entre el mundo del tráfico y sus monólogos, encontrando que en estos momentos está preparando uno sobre la carpeta de documentos del coche, “esa carpeta en la que uno tiene el seguro, los recibos, el permiso de circulación… esa especie de carpeta misteriosa que está hecha del peor material posible, un plástico que no sabes si imita a piel o si es piel que imita a plástico”.