“Los de nuestra generación estamos vivos de casualidad desde el punto de vista de la Seguridad Vial”

Los de nuestra generación estamos vivos de casualidad desde el punto de vista de la Seguridad Vial Los de nuestra generación estamos vivos de casualidad desde el punto de vista de la Seguridad Vial

Para el que no lo conozca, Mariano Urdín es una persona que lleva ligada al mundo del motor y en concreto al de las dos ruedas desde hace muchísimos años. Piloto profesional, sigue colaborando con un sin fin de publicaciones dando su punto de vista sobre las nuevas motos que llegan al mercado gracias a la gran experiencia que atesora.

Es por ello que nos hemos sentado con él a charlar unos minutos para que nos comentase cómo ha visto la evolución en materia de Seguridad Vial tanto en vehículos de dos como de cuatro ruedas, así como cuál es su opinión sobre cómo se vive actualmente la Educación Vial y en qué puntos cree que podría ser mejorable.

Sus primeras palabras son toda una declaración de intenciones ya que como él mismo afirma, “Los de nuestra generación estamos vivos de casualidad desde el punto de vista de la Seguridad Vial. En aquella época no había cinturones de seguridad, se viajaban siete u ocho en un coche, en moto ni cascos, ni prendas de protección de ningún tipo, etc. Hoy en día y quizás, desde un punto de vista lúdico sobre todo en cuanto a las dos ruedas, puede que ya no sea tan divertido pero está claro que todo lo que se ha trabajado sobre la Seguridad Vial ha sido mucho y bien”.

Teníamos curiosidad por saber cuál era su punto de vista respecto a la actual política del Ministerio del Interior y de la DGT respecto a la concienciación víal y las sanciones. Para Mariano “no existe una desproporción entre la ley de garrote (sanciones) y el punto de vista didáctico. Está claro que si a la gente le dejasen elegir, por mucho que le dijesen que es peligroso ir sin casco, o bien lo dejasen a libre elección, la inmensa mayoría no haría caso y acabarían sufriendo accidentes y falleciendo en ellos. Por desgracia, necesitamos un procedimiento sancionador para que a algunos les entre en la cabeza que se deben acatar las normas básicas de circulación y, actualmente, tanto la mano izquierda como la derecha de la DGT, metafóricamente hablando, está bastante compensada”.

Sobre las drogas y el alcohol al volante, “se debería tener mano todavía más dura a la gente que se les detecta con grandes cantidades de alcohol ingerido o drogas”.

Sobre el tema de limitar o retirar el permiso de conducir a la gente mayor, “pondría una edad límite ya que por muy bien que estés, por muy bien que te sientas, no deberías ya conducir. Hay un porcentaje muy alto de gente que no conduce correctamente a esas edades por lo que se debería hacer unos exámenes y reconocimientos médicos mucho más exhaustivos. Así mismo, comprobar que sigue conociendo las normas de circulación y se ha ido reciclando pero de forma gratuita, demostrando que es una búsqueda didáctica y no económica”.

Sobre todo en el mundo de la moto, hay mucha polémica en cuanto al escalado de los permisos de conducir. Se ha ido cambiando la normativa para que aumente la seguridad y los conductores puedan ir adquiriendo experiencia algo que por otro lado, ha hecho bastante daño al sector industrial de las dos ruedas. Para Mariano Urdín, “antiguamente la gente tenía un aprendizaje mucho más escalado aunque el carné le permitía desde el principio conducir cualquier motocicleta. Sin embargo, se iba subiendo de potencia y cilindrada y a los ocho años, cuando llegaba a tener una moto potente tenía mucha experiencia. A los 18, mucha gente con moto se pasaba a los coches pero los verdaderos aficionados seguían poco a poco cogiendo experiencia. En concreto el escalado actual del permiso es correcto ya que se ha minimizado la posibilidad de hacer trampas y la gente no puede acceder a motos demasiado potentes.”

Por último, le pedimos algún consejo: “La moto es un vehículo muy especial, muy fácil divertirse con él y muy divertido aunque debido a su estabilidad dinámica, ser siempre consciente de dónde vamos en cuanto a la atención y la conducción. Utilizar los cinco sentidos y si tenemos alguno más, usarlo también. Apuntarse a cursos de conducción o tandas en circuito para descubrir sus límites de manera segura. Y sobre todo, disfrutar con cabeza.”