La importancia de no caerse

Las personas mayores de 65 años son las más propensas a sufrir caídas graves. No te arriesgues y sé prudente

La importancia de no caerse La importancia de no caerse

Las caídas son uno de los principales problemas de la salud pública mundial, y la edad es uno de los factores que más afectan a este tipo de accidentes. Las personas mayores de 65 años son las más propensas a sufrir caídas graves, caídas que pueden cambiar sus vidas en cuestión de minutos. Para ello, la prevención es esencial. No te arriesgues, sé prudente y ten en cuenta estas recomendaciones para el día a día:

En tu cuarto de baño

  • No bloquees por dentro la puerta del cuarto de baño.
  • Instala barras de apoyo.
  • Mantén el suelo seco después de ducharte y añade bandas para no resbalar en el suelo de la bañera y la ducha.
  • No utilices nunca un toallero, una bandeja de jabón o baldas que no estén fijas a la pared como puntos de agarre.

En tu dormitorio

  • Cuando te despiertes, levántate con cuidado después de estar sentado o tumbado. En caso de mareo, siéntate en el borde de la cama o de la silla hasta estar seguro de que no vas a marearte.
  • Incrementa la iluminación de tu dormitorio –instalando una lamparilla de noche en caso de no tener una-.
  • Organiza la ropa de modo que puedas cogerla con facilidad e instala una lamparilla de noche en caso de no tener una.

La iluminación

  • Disponer de una buena iluminación en nuestro domicilio es imprescindible para evitar cualquier tipo de caída. Por ello, es más seguro disponer de una iluminación uniforme en todas las habitaciones y añadir, como medida preventiva, algo de luz en las zonas más oscuras de nuestro domicilio.
  • Para reducir el resplandor de las ventanas, es aconsejable poner cortinas o persianas.

Tu casa

  • Elimina los obstáculos que pueda haber por tu domicilio.
  • Mantén los elementos que más utilices en armarios a los que llegues fácilmente sin necesidad de usar una  escalerilla o algo parecido.
  • Ten cerrados los cajones para no tropezar con ellos o darte un golpe
  • Elimina los dobleces de las alfombras que tengas en tu casa.

En la calle

  • Extrema las precauciones a la hora de cruzar la calle, respetando siempre los pasos de cebra y semáforos. Utiliza un calzado cómodo y seguro; y camina atento sin despistarte.
  • Evita la carga excesiva (bolsos, paquetes).
  • Procura seguir recorridos conocidos y no intentes acelerar ante el riesgo de que se ponga un semáforo en rojo o perder el transporte público. Lo importante es llegar bien a los sitios, y las prisas no ayudan a ello.

En el transporte público

  • No intentes llegar a un vehículo con prisa o corriendo (autobús, tren); ya llegará otro.
  • Apóyate en los pasamanos o bien en las asideras, y siéntate siempre que sea posible. De no ser así, pide que te cedan un asiento o utiliza una barra, asidero o pared para apoyarte y estar más cómodo