Carriles reversibles, ¿Qué son estos carriles?

Carriles reversibles, ¿Qué son estos carriles? Carriles reversibles, ¿Qué son estos carriles?

Los carriles reversibles son los que la DGT habilita en sentido contrario del habitual para dar fluidez al tráfico durante épocas especiales, como ante los grandes desplazamientos veraniegos.

Con el fin de preservar la seguridad en las carreteras y hacer un buen uso de este tipo de carriles, es necesario conocer sus normas de funcionamiento y adoptar precauciones adicionales.

La apertura de carriles especiales se regula por normas específicas en cuanto a velocidad, prioridad a ciertos vehículos, señalización, etc., ya que para el conductor suponen una manera de circular atípica. Se habilitan de una forma sencilla. Si en la vía hay mucho tráfico, en un sentido se toma un carril de la otra calzada menos saturada para cederlo a la más congestionada, mediante la instalación provisional de conos. El inconveniente es que los vehículos que circulan en sentidos contrarios deben convivir en una calzada, solo separados durante kilómetros por una delgada línea de conos.

Carriles reversibles: Cómo se accede

El acceso a los carriles reversibles se realiza en tramos de mediana carentes de barreras, donde suelen situarse operarios de mantenimiento y agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil para una adecuada señalización.

Por seguridad, existen condiciones a tener en cuenta si en plena marcha elegimos acceder a un carril habilitado o reversible:

  • El acceso está restringido a motocicletas y turismos. Está prohibido para el resto, incluidos turismos que arrastren remolque.
  • Dentro de estos carriles reversibles, y en los contiguos, hay que encender siempre la luz de corto alcance o de cruce, tanto de día como de noche.
  • Si hay un solo carril habilitado (es lo más habitual), la velocidad deberá mantenerse entre 60 y 80 km/h.
  • Ningún vehículo podrá romper la línea de conos e invadir el contrario, ni siquiera para adelantar: el desastre de una colisión frontal sin escapatoria sería cuestión de segundos.
  • Dado el «encajonamiento» propio de esta situación, se hace más necesario que nunca llevar a rajatabla la distancia de seguridad con el vehículo precedente.