¿Pensando en bicicleta eléctrica? Te damos algunos consejos

¿Pensando en bicicleta eléctrica? Te damos algunos consejos ¿Pensando en bicicleta eléctrica? Te damos algunos consejos

¿Quieres hacer ejercicio pero de manera moderada? ¿Te encanta la bicicleta pero te cuesta cogerla? La bicicleta eléctrica (bicicleta pero con pedaleo asistido) es una opción que cada vez va ganando más adeptos. Entre sus ventajas, requiere un menor esfuerzo físico y permite a su vez seguir utilizando este medio de transporte. No te pierdas la infografía que hemos elaborado en ‘Seguridad Vial para Mayores’, Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, con consejos y recomendaciones. 

La bicicleta eléctrica es idónea para ciudad y para personas con dificultades físicas, ya que nos ayuda a subir pendientes y a dosificar nuestro esfuerzo. Ante la gran ayuda que puede suponer para las personas mayores, hemos preparado una infografía con consejos importantes.

Si acabas de adquirir una bicicleta eléctrica, te recomendamos familiarizarte con ella. Antes de comenzar a usarla, practica en una zona con poco o ningún tráfico. Elige una zona retirada y pruébala. De esta forma, irás ganando seguridad y en muy poco tiempo estarás preparado para circular. 

Por supuesto, ten especial cuidado con los peatones. Las bicicletas eléctricas son más rápidas y pesadas que el resto (pueden alcanzar los 25 kilómetros por hora con facilidad), por lo que debemos extremar la precaución para evitar posibles atropellos. Por este motivo y para evitar la peligrosidad de circular con otro tipo de vehículos, es recomendable utilizar el carril bici si lo hay. Se han creado para ello, para que las bicicletas podamos transitar sin peligro. 

En este sentido, destacamos la importancia de utilizar todos los elementos de seguridad necesarios. El primero y más importante: el casco. Hay que llevarlo siempre. Ajústalo y colócalo bien. Recuerda que en caso de accidente reduce el riesgo de muerte o lesiones graves de una manera muy destacada. Procura, además, llevar ropa cómoda y que se visible a larga distancia (colores claros o fluor) y elementos reflectantes. Insistimos también en los beneficios de utilizar prendes reforzadas que amortiguarán los golpes que podamos sufrir en caso de caída. 

Como hemos comentado, es importante ser visibles. Por ello, debemos colocar una luz blanca delantera y una luz roja en la parte trasera de la bicicleta eléctrica. Instala elementos reflectantes y lleva ropa con estos elementos luminosos.

Al igual que con el resto de vehículos, el mantenimiento es vital. Comprueba con frecuencia el estado del motor, de la batería y del resto de componentes eléctricos. Vigila también las ruedas, frenos y cadena. Sigue las recomendaciones del fabricante.

Un factor muy importante que debemos tener en cuenta como ciclistas es la velocidad. Debemos llevar siempre una velocidad moderada y adecuada según las condiciones en la que nos encontremos: lluvia, viento, tráfico, peatones… Hay que insistir en que una bicicleta eléctrica no es un vehículo a motor equiparable, por ejemplo, a una moto o ciclomotor. Ten en cuenta que el resto de usuarios de la vía probablemente infravalorarán tu velocidad. 

Recuerda que seguimos siendo ciclistas y que, por lo tanto, somos uno de los usuarios más vulnerables de la vía. Precaución ante vehículos a motor y vehículos pesados, especialmente en adelantamientos, giros o glorietas. La instalación de un espejo retrovisor nos ayudará a no tener que girar la cabeza hacia atrás para saber qué está ocurriendo detrás nuestra y poder prever movimientos. 

Por último, señaliza siempre tus maniobras y cumple con las normas de tráfico. Respeta los semáforos y pasos de peatones. Recordamos que si vamos a cruzar un paso de cebra y no dispone de marcas de paso para ciclistas, debemos hacerlo como peatón. Bájate de la bici y llévala contigo en un lateral. 

Por último, desde Fundación MAPFRE se recuerda que en el mercado existen vehículos eléctricos similares a bicicletas que pueden alcanzar los 45 kilómetros por hora o proporcionar asistencia eléctrica incluso sin pedalear, simplemente accionando un botón o una palanca situados en el manillar. Dichos vehículos, que por sus características técnicas y legales dejan de ser considerados bicicletas, requieren permiso de conducción, casco de motocicleta y seguro obligatorio.