¿Qué hacer y qué no cuando conducimos con niebla?

¿Qué hacer y qué no cuando conducimos con niebla? ¿Qué hacer y qué no cuando conducimos con niebla?

Vamos conduciendo durante una mañana de invierno y, de repente, niebla. Es muy común durante estos días. ¿Qué debemos hacer al volante? ¿Qué tenemos que evitar a toda costa? En ‘Seguridad Vial para Mayores’ os damos una serie de recomendaciones útiles de cara a los días de frio y niebla. 

El principal problema de la niebla es la escasa o nula visibilidad. Vamos circulando tranquilamente y nos encontramos de manera repentina con un banco de niebla. Con el objetivo de no conducir a ciegas, tendremos que encender las luces correspondientes lo antes posible. En caso de niebla intensa, pon la luz antiniebla delantera. Recuerda que la luz antiniebla trasera sólo debemos encenderla en caso de mucha niebla. Gracias a ellas veremos mejor y, sobre todo, seremos más visibles para el resto de conductores, algo muy importante ya que los accidentes por colisión o alcance son los que más se producen con niebla.

Además de la visibilidad, debemos tener en cuenta la pérdida de adherencia. La calzada se humedece y el asfalto se vuelve más deslizante. Por otro lado, si la temperatura es baja, cabe la posibilidad de encontrarnos con placas de hielo.

¿Qué hacer?

  • Con niebla, debemos llevar el alumbrado correspondiente (luces antiniebla delanteras y traseras (si hay mucha niebla).
  • También debemos ir más despacio, reducir la velocidad conforme a las circunstancias de la vía y las condiciones meteorológicas. 
  • Conduce con precaución y siempre dentro de su campo de visión. Procura hacerlo siempre por la derecha (aunque haya más carriles por sentido). Sigue la línea del arcén para mantener el vehículo dentro del carril y visualiza el coche que va delante. De esta forma, tenemos dos puntos de referencia para seguir la marcha.
  • Por supuesto, tenemos que aumentar la distancia de seguridad. De esta forma, podremos reaccionar a tiempo ante imprevistos.
  • Sé precavido. Hay que estar atentos ante la presencia de otros usuarios más vulnerables como motos, bicicletas, peatones…
  • Si la niebla es demasiado densa, evita coger el coche. Abandone la vía en cuanto sea posible y espere a que mejore la situación.

¿Qué no hacer?

Entre aquello que no debemos hacer: ir sin luces, no aumentar la distancia de seguridad, no reducir la velocidad… También debemos evitar dar frenazos (hay que hacerlo con antelación y pisando el pedal suavemente) y realizar adelantamientos. El campo de visión es reducido. No sabemos si nos podemos encontrar con un vehículo que circula a menor velocidad a escasos metros o si la carretera es en línea recta o con muchas curvas.