Hidratación y Descanso para un Viaje Seguro

Hidratación y Descanso para un Viaje Seguro- FUNDACIÓN MAPFRE Hidratación y Descanso para un Viaje Seguro- FUNDACIÓN MAPFRE

Con la llegada del buen tiempo, salimos más de viaje, aprovechamos cualquier festivo o fin de semana para coger el coche y llegar a destinos de sol y playa. La mayoría son desplazamientos de largo recorrido y pasamos muchas horas en la carretera.

Con la llegada del buen tiempo, salimos más de viaje, aprovechamos cualquier festivo o fin de semana para coger el coche y llegar a destinos de sol y playa. La mayoría son desplazamientos de largo recorrido y pasamos muchas horas en la carretera. A esto hay que añadir que la temperatura, la monotonía de ir en autopista o autovía y los rayos del sol hacen que tengamos que tener especial precaución al volante. Si por ser personas mayores debemos cuidar especialmente nuestra hidratación, ésta debe de ser reforzada si vamos a pasar largas horas conduciendo. El descanso también es clave.

Ya lo tenemos todo listo: nuestro coche completamente revisado, el itinerario preparado, hemos consultado el estado del tráfico pero, ¿y nosotros? ¿Hemos descansado lo suficiente para emprender un viaje largo?

Los expertos de la Dirección General de Tráfico inciden en la necesidad de dormir como mínimo 7 horas antes de viajar. Por supuesto, no tomar medicamentos que puedan alterar nuestro sueño o que lo provoquen, es decir, medicación en la que esté contraindicado conducir. Durante el trayecto, debemos parar y descansar ante el menor síntoma de agotamiento. Aunque pensemos que podemos hacer el viaje del tirón, debemos parar cada 2 horas o cada 200 kilómetros para despejarnos, estirar las piernas…

Si sientes malestar físico, parpadeo constante, calambres, errores en la conducción, circular sin darte cuenta de la situación del tráfico… Estás siendo víctima de la fatiga, para evitarla, se aconseja mantener una temperatura agradable en el interior del vehículo y que ventile para evitar sequedad en el interior, además de seguir los consejos antes mencionados en materia de descanso.

La hidratación es otro pilar fundamental, especialmente con la llegada de la primavera y el verano. Debemos procurar estar bien hidratados. La falta de líquidos provoca una reducción de la atención, dolor de cabeza y cansancio muscular. Por ello, recomendamos llevar siempre con nosotros una o dos botellas de agua. Además, es aconsejable aprovechar la parada de descanso para refrescarse, despejarse y aportar glucosa para mejorar nuestros niveles de atención.

Nuestra vestimenta es también muy importante. Hay que procurar llevar ropa holgada y transpirable, así como protegerse del sol, especialmente la vista. Hay que destacar que tomar café o té hace que se elimine agua más rápidamente y sea necesario volver a beber.

Por todo ello, debemos beber aunque no tengamos sed. En viajes largos, hay que hacerlo con frecuencia y en pequeñas cantidades para mantener estable la ingesta de líquidos.

Otro consejo muy importante: no conducir con el estómago completamente vacío. Tampoco debemos hacerlo si hemos comido en exceso. La comida del conductor debe de ser variada y rica en nutrientes, con la energía necesaria. Una alimentación inadecuada favorece la somnolencia, produce fatiga y disminución de reflejos, ocasiona molestias digestivas (ardores, pesadez…) y puede acarrearnos la aparición de otros síntomas como mareos, sudoración o dolor de cabeza, entre otros.

Estando completamente hidratados y descansados, nuestro viaje será más ameno y sin sobresaltos en materia de salud.