Precaución con Movil al Conducir y como Peatón

Precaución con Movil al Conducir y como Peatón Precaución con Movil al Conducir y como Peatón

Campañas de concienciación de todo el mundo nos recuerdan lo peligroso que supone conducir y hablar por el teléfono móvil a la vez. Es una las distracciones más frecuentes en los siniestros de tráfico y, lamentablemente, todavía son muchos los conductores que cometen esta imprudencia. Sin embargo, pocos son conscientes de lo peligroso que es también pasear por la calle si estamos completamente distraídos con el móvil: escribiendo mensajes de texto, leyendo conversaciones, haciendo consultas… Los tiempos han cambiado y los motivos de las distracciones también, es el conocido como ‘peatón tecnológico’.

Si hablamos por el teléfono móvil mientras conducimos, perdemos la noción de lo que pasa a nuestro alrededor. Avanzamos pero no somos conscientes de todo el recorrido que estamos realizando. Esto mismo ocurre cuando somos peatones. Andamos y andamos pero no nos damos cuenta de si estamos pasando por un paso de peatones, de si el vehículo ha llegado a detenerse o de si el semáforo está a punto de cambiarse a rojo. El ‘peatón tecnológico’ se ha implantado en todos los países, es aquél que está por la calle y no se despega del móvil, aquél que sin darse cuenta se pone en riesgo.

Y, aunque este factor se da de una manera más destacada en la población joven, cada vez son más los adultos y mayores que se suman a las nuevas tecnologías y que no se resisten a utilizar este dispositivo mientras ejercen como peatones. Podemos mantener conversaciones desde que salimos de nuestra casa hasta que llegamos al lugar de destino. ¿Te has dado cuenta de los coches que circulaban a tu alrededor? Lo cierto es que centramos nuestros sentidos y atención en la conversación que se mantiene por teléfono y olvidamos todo lo demás.

El estudio ‘Atropellos a personas mayores: lesiones, factores y propuestas’ (PDF, 150 kb) realizado por Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE en el que se analizan en profundidad los atropellos mortales permite afirmar que, en muchos casos, tanto los peatones como, sobre todo, los conductores podrían haber extremado sus medidas de precaución. Así, en casi cuatro de cada cinco casos (es decir, en el 79%), el conductor se considera principal o parcialmente responsable del siniestro; y en casi uno de cada tres casos (en el 29% de los atropellos), el peatón se considera principal o parcialmente responsable del siniestro.

Y es en los pasos de peatones (con o sin semáforo o en glorietas) donde se producen el mayor número de estos siniestros por atropello. No usar el teléfono móvil mientras andamos, especialmente si vamos a cruzar, es una buena forma de evitar estas distracciones. ¿Lo mejor? Pararnos si vamos a contestar una llamada o mensaje en una zona segura. Una vez terminada la conversación, reanudar nuestra marcha de manera segura.