Nuestro coche sufre en los atascos

Nuestro coche sufre en los atascos Nuestro coche sufre en los atascos

Hay tres partes del vehículo con las que tener especial cuidado si estamos en un atasco: el motor, el embrague y la batería

En caso de atasco, los expertos recomiendan adecuarse a la situación, guardar las distancias, no cambiar innecesariamente de carril y en caso de carriles de incorporación comportarse educadamente y facilitar la maniobra conocida como ‘cremallera’ (que pase un vehículo de cada lado para que todos avancen).

En concreto hay tres partes del vehículo con las que tener especial cuidado si estamos en un atasco: el motor, el embrague y la batería.

El primer síntoma que padece el coche en un atasco es que se recaliente el motor. Es importante que paréis el motor si estáis más de 2 minutos sin moveros, tened en cuenta que la mecánica de un coche está diseñada para que se enfríe gracias a las corrientes de aire generadas por el movimiento.

Otro síntoma es el desgaste del embrague. Es muy importante poner el coche en punto muerto cuando tengamos ocasión.

Por último, recordad que cuando estáis parados la batería del coche no se está recargando. La radio no consume demasiado, pero la luneta térmica, los elevalunas y las lámparas del coche sí. Es importante poner las luces de posición en vez de las de cruce mientras no avancéis, también deberéis apagar el climatizador, a pesar del calor que podáis pasar. Pero no olvidéis que la batería se puede apagar.