Cadenas para nieve: guía de uso - Seguridad Vial

Cadenas para nieve: guía de uso - Seguridad Vial Cadenas para nieve: guía de uso - Seguridad Vial

Ahora en temporada de invierno es necesario extremar las precauciones al volante. Desde Fundación MAPFRE os ofrecemos a continuación información sobre las cadenas para nieve y una serie de consejos prácticos para colocarlas de forma adecuada en vuestro vehículo, incrementando así la seguridad en la conducción.

Con la llegada del frío es tiempo de nevadas, no sólo en los puertos de montaña pero también en las ciudades, donde el tráfico se complica con los primeros copos de nieve. Por eso es importante que conozcáis las ventajas de las cadenas para nieve, un objeto desconocido para muchos conductores.

Entre los problemas más comunes que presenta el montaje de cadenas para nieve en gran número de vehículos se encuentra la disponibilidad de poco espacio entre la rueda, la estructura del coche y otras piezas internas, lo que impide poder colocar las cadenas por el riesgo a dañar el coche gravemente. Sin embargo, la solución a este problema es saber elegir bien las cadenas para nieve que se adecuan a vuestro vehículo ya que en el mercado se pueden encontrar cadenas de distinto espesor, desde los 7 hasta los 10 milímetros.

Cadenas para nieve: montaje

Para el montaje de las cadenas para nieve es necesario seguir una serie de sencillos pasos que os ayudarán a colocarlas adecuadamente en vuestro vehículo.

En primer lugar, el coche debe estar situado en un lugar plano. Debes colocar las cadenas en las ruedas tractoras que, habitualmente, son las delanteras. En caso de que tu vehículo sea 4×4, tendrás que colocarlas en las cuatro.

La cadena debe estar totalmente estirada sobre el neumático y debes pasar uno de los extremos por detrás de la rueda, asegurando que ningún trozo de ésta queda atrapada porque la cadena tiene que correr con facilidad para ambos lados.

A continuación tendrás que levantar los dos extremos del aro y engancharlos en el centro del neumático para dejarlo colocado en la parte interior de la rueda.

Después tendrás que enganchar la cadena de color a cualquier extremo de la cadena principal una vez pasada por el soporte tensor. Es necesario que las cadenas para nieve queden muy tensas.

Por último, para quitarlas debes desabrochar la cadena de color del soporte tensor, y desmontarla.

Cadenas para la nieve: conducción

No solo es importante saber colocar las cadenas para nieve, es también fundamental saber conducir con las cadenas puestas ya que las condiciones de circulación son distintas a las habituales.

En caso de haber colocado las cadenas para nieve en tu vehículo, no deberás circular a más de 50 km/h. Además, tras recorrer unos metros con las cadenas puestas es necesario que revises si se ha soltado algún enganche o si la cadena está suelta y golpea el neumático. Durante la conducción tendrás que evitar los acelerones y frenadas bruscas porque al circular con cadenas por carreteras nevadas o con hielo la frenada precisa de un mayor recorrido. Asimismo, es recomendable quitar las cadenas cuando termine el tramo de nieve por el que se circula.

Por otro lado, antes de guardarlas hay que lavarlas y secarlas para evitar que se dañen con la sal de la calzada. Y si cambiáis de automóvil, es necesario revisar si las medidas de las cadenas de nieve que tenéis son las adecuadas para las ruedas del nuevo vehículo y comprobar si su homologación sigue siendo válida.

Recomendación del uso de cadenas

Desde Fundación MAPFRE os animamos a que utilicéis las cadenas para nieve siempre que sea necesario porque ayudarán a que vuestra conducción en zonas frías o con meteorología adversa sea más segura. No obstante, las cadenas en los neumáticos no pueden sustituir nunca la prudencia del conductor. Cualquier dispositivo de seguridad debe ir siempre acompañado de una actitud responsable y prudente al volante.