Cómo mantener el coche en perfectas condiciones para el otoño

Cómo mantener el coche en perfectas condiciones para el otoño Cómo mantener el coche en perfectas condiciones para el otoño

La llegada del otoño es sinónimo de bajada de las temperaturas, aumento de la humedad y las precipitaciones, menos horas de luz y, en general, condiciones de conducción más complicadas que en el cálido verano. Para garantizar que tengamos el coche en perfectas condiciones de seguridad, no está de más revisar ciertos puntos, y llegado el caso, sustituirlos o repararlos.

Hemos de pensar que, pasado el verano, hay algunos elementos que van a necesitar una revisión seria de cara al otoño, y después al invierno. En verano podemos hacer fácilmente más kilómetros que en otras épocas del año por las vacaciones y algún viaje por autovía, así que los elementos implicados en el movimiento pueden necesitar un vistazo. Además, los elementos de visibilidad del coche serán más necesarios, y deberán estar en perfecto estado.

¿Qué revisamos en el coche de cara al otoño?

Con el final del verano y el comienzo de las inestabilidades, lo mejor es hacer una revisión de los siguientes elementos:

  • Neumáticos: con los kilómetros extra del verano y las altas temperaturas es posible que hayamos desgastado más de la cuenta las cubiertas, pero sobre todo debemos saber que cuando llueva, será conveniente disponer de suficiente profundidad de surco en los neumáticos, para que puedan evacuar suficiente agua. Además, cualquier desgaste irregular puede ser síntoma de algún problema de suspensiones. Si la profundidad de surco se acerca a 1,6 mm, es mejor cambiar los neumáticos.
  • Limpiaparabrisas: en verano usamos el limpiaparabrisas para limpiar la suciedad que se pega al cristal, como por ejemplo el polvo y los restos de insectos. Por ese motivo hemos de comprobar dos cosas: que tenemos líquido de limpieza suficiente, y que las escobillas no están deterioradas. El polvo, sobre todo, y el lodo que se forma al mezclarse con el líquido limpiador pueden hacer estragos. Si comprobamos que no las escobillas no limpian del todo bien, las sustituiremos para maximizar nuestra visibilidad.
  • Nivel de líquidos: es bueno comprobar todos los niveles, empezando por el aceite (y cambiarlo si va tocando), pasando por el mencionado líquido limpiaparabrisas y el refrigerante, que si bien no es un líquido que se pierda fácilmente, si nos quedásemos cortos pondríamos en peligro la vida del motor.
  • Sistema de frenos: si notamos la menor irregularidad con los frenos (que el pedal se hunda demasiado o que parezca demasiado duro, si notamos vibraciones, o chirridos, por ejemplo) hemos de acudir inmediatamente a revisión.
  • Sistema de alumbrado: si que nosotros veamos perfectamente es crucial, que nos vean también lo es. Por eso es importante cuidar de que todo el sistema de alumbrado esté en perfectas condiciones, desde mantener todas las bombillas en funcionamiento, pasando por mantener sus respectivos focos limpios de suciedad, y cuidar de que estén bien reguladas en altura.

Si seguimos estos consejos y somos prudentes, tendremos el coche preparado para cualquier eventualidad que pueda surgir en la carretera este otoño. Prevenir es curar, y en el caso del mantenimiento del coche, con mayor sentido.