Control de estabilidad - Seguridad Vial para Mayores

Control de estabilidad Control de estabilidad

El control electrónico de estabilidad es uno de los avances más importantes en seguridad activa de los últimos tiempos.

Este aparato consigue que el vehículo se mantenga en una trayectoria previamente marcada por el conductor con el volante. Un increíble invento que reduce considerablemente los accidentes de tráfico derivados de derrapes. Desde Fundación MAPFRE queremos contarte todo lo relacionado con este nuevo sistema de seguridad que coge fuerza en el mercado.

El control electrónico de seguridad también es conocido por las siglas comerciales ESP, ESC, DSC, VDC, VSA y VSC. Es increíblemente efectivo, ya que solo lo supera el cinturón de seguridad, reduciendo el riesgo de accidentes en un 80%.

En resumen, lo que verdaderamente hace el control de estabilidad es comparar la trayectoria real del vehículo con la marcada por el conductor, analizando a la par la velocidad de giro de las ruedas e interviniendo sobre ellas para redirigir el vehículo. Esto se produce mediante el frenado selectivo de las ruedas, usando elementos comunes con el ABS.

¿Cómo funciona el control de estabilidad?

El ESP está compuesto por unos actuadores situados en el sistema de frenado, un conjunto de sensores y una unidad de control electrónico (UCE).

Realmente, lo único que tiene que hacer el conducto es marcar la trayectoria a seguir del vehículo, de forma que el sistema pueda interpretar correctamente la situación. Así de sencillo. El control de estabilidad nos puede ayudar siempre que no se sobrepasen los límites que marcan la física.

En el momento que la información sobre el comportamiento real del vehículo no coincide con la información de giro deseado, el ESP detecta automáticamente que se está en una situación de riesgo e interviene frenando la rueda que más convenga o restando el par motor para que el vehículo recupere la trayectoria. Esto es así porque el sistema compara a una gran velocidad las informaciones que llegan de los sensores.

Desde Fundación MAPFRE esperamos que esta información haya aclarado tus dudas sobre el control de estabilidad, y te recordamos que el cinturón sigue siendo la mejor y más segura opción para prevenir accidentes de tráfico.