Efectos de los medicamentos en la conducción

Efectos de los medicamentos en la conducción Efectos de los medicamentos en la conducción

A partir de cierta edad, es normal la utilización de varios medicamentos, incluso si se goza de buena salud, a día de hoy, casi cualquier individuo tiende a su utilización.

Estos medicamentos, en ocasiones pueden resultar influyentes en la conducción, por ello, desde Fundación MAPFRE queremos informarte sobre estos efectos adversos que pueden afectar a la seguridad vial del ciudadano. 

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y el Instituto Nacional de Toxicología, en Europa, hasta un 10% de los conductores circulan bajo efectos de algún medicamento. Esto multiplica el riesgo de accidentes de tráfico. 

En España, estos datos llegan al 17%, de los cuales, hasta un 61% usan dos o más medicamentos. Aunque no es el único factor que provoca accidentes, el Instituto Nacional de Toxicología estima que un 5% de las víctimas en accidentes de tráfico se hallaban bajo el efecto de algún medicamento que provocaba efectos adversos. 

Los medicamentos pueden afectar a dos niveles distintos

Por la contra indicación del efecto terapéutico esté contraindicado. Es el caso, por ejemplo, de los antidiabéticos, que pueden producir una hipotensión intensa. 

Por un efecto adverso que pueda producir afectando a la capacidad de conducción. Por ejemplo los antidepresivos pueden llegar a producir cierta sedación. 

En ocasiones, estos medicamentos pueden ser positivos en la conducción, ya que ayudan a controlar los síntomas del paciente. Los antieméticos reducen nauseas y vómitos que incapacitan al conductor.

Por supuesto, según cada persona, estos efectos varían. En el caso de la tercera edad es importante incrementar la precaución, ya que se puede dar el caso de posibles alteraciones hepáticas o renales que afectan al metabolismo. En algunos casos, al comienzo del tratamiento, y especialmente las primeras horas del día, este tipo de medicamentos provocan cierta somnolencia, por lo que se debe estar bien atento a la carretera e ir siempre acompañado o con la radio puesta.

Algunos de los medicamentos que provocan mayores efectos en la conducción son: 

Todos los que actúan sobre el sistema nervios central (grupo N de la ATC): como pueden ser los antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos, antipsicóticos, etc… 

Los comunes antihistamínicos que tratan las alergias. Aunque la buena noticia, es que los nuevos medicamentos provocan cada vez menos efectos secundarios, como por ejemplo la lorotadina o mizolastina.

Todo tipo de relajantes musculares incapacitan para la conducción. 

Algunos colirios, aunque no lo parezca, también pueden provocar este tipo de efectos adversos. 

Muchos antineoplásticos e inmunomoduladores (grupo L de la ATC) también pueden ser peligrosos en la conducción. 

En general, los efectos secundarios que pueden provocar estos medicamentos, dependen mucho del individuo, pero esencialmente son:

  • Somnolencia o efecto sedante. 
  • Reducción de reflejos y aumento de tiempo de reacción. 
  • Gran alteración de la percepción de las distancias. 
  • Hiperactividad y hiperreactividad 
  • Alteraciones a la vista o al oído. 
  • Confusión y aturdimiento 
  • Espasmos, calambres y otro tipo de alteraciones musculares graves. 

Todos estos efectos son muy peligrosos cuando se conduce, ya que pueden derivar en accidentes futuros. 

Desde Fundación MAPFRE te recordamos la importancia de la seguridad vial en la carretera, y te recomendamos que no cojas el coche si no te sientes seguro y sufres de alguno de estos síntomas. Tu seguridad y la de todos está en juego. 

Para conocer algunos casos clínicos en lo que te puedes sentir reflejado en cuanto síntomas y vivencias, no te olvides de consultar nuestra página web de médicos por la seguridad vial donde puedes encontrar consejos de conducción antes cualquier síntoma.