Si tu coche tiene ABS, frena sin miedo

Si tu coche tiene ABS, frena sin miedo Si tu coche tiene ABS, frena sin miedo

Hace años no era tan habitual, pero ahora en cambio sí lo es. Te hablamos de los frenos ABS, es decir, los frenos equipados con un sistema antibloqueo de los mismos, que se hizo obligatorio en todos los coches nuevos que se venden en Europa desde el 1 de julio de 2014, hace ya algo más de diez años.

El sistema ABS es un sistema electrónico que incluye unos detectores de giro de las ruedas y son capaces de identificar si estas, al frenar bruscamente, se bloquean, es decir, que dejan de girar aunque el coche siga desplazándose.

Si sucede esto implica que el coche va a deslizar sobre el asfalto, en lugar de rodar, por lo que se pierde la direccionabilidad del vehículo y además en casi todas las circunstancias la distancia de frenado será mayor.

El sistema ABS, cuando percibe que las ruedas están a punto de bloquearse, reduce automáticamente, y por un instante, la presión de frenado para dejar que la rueda siga girando. En cuanto la rueda gira, vuelve a aplicar automáticamente más presión de frenado. Y así decenas de veces por segundo, sin que se bloqueen.

Sobre todo lo que consigue el ABS es que podamos seguir girando el coche, y podamos por ejemplo esquivar un obstáculo, como otro vehículo o un peatón, a la vez que estamos frenando. Y esto lo hace sin que el conductor tenga que hacer nada especial.

De todos modos algunos conductores aprendieron, hace años y con un coche sin ABS, a identificar cuándo las ruedas se bloquean, y entonces liberar algo de presión sobre el pedal del freno, lo justo para que giren y poder girar el coche, y en cuanto se pueda tantear el pedal y pisarlo un poco más, para frenar lo más posible. El sistema electrónico del ABS, cada vez más avanzado y sofisticado, es más eficaz que cualquier conductor. Por ejemplo en las motos se estima que si tuvieran ABS se evitarían el 25%

Si has cambiado recientemente de coche es probable que hayas dejado atrás un coche que no tenía ABS por uno más nuevo que sí lo tiene. Lo que debes saber es que no se frena igual si conduces un coche sin ABS que un coche con ABS.

Mientras que en un coche sin ABS se frena como hemos dicho antes, en un coche con ABS no hay que hacer nada más que pisar el pedal del freno con fuerza, sin más. Si estamos hablando de una frenada brusca, de emergencia, ante un imprevisto o para evitar un accidente o atropello, hay que frenar con toda decisión, a fondo, pisando con fuerza el pedal.

No hay que tener miedo a que las ruedas se bloqueen, ni tampoco hay que levantar un poco el pie para liberar presión de frenado, porque el sistema ABS lo hará todo automáticamente.

Lo que va a suceder con el ABS es que notaremos una especie de temblor o vibración en el pedal, pero no tenemos que asustarnos, ni levantar el pie, simplemente es el sistema que está actuando. Y otra cosa que puede suceder es que el pedal se hunda un poco más, algo que tampoco tiene que asustarnos y simplemente debemos pisarlo aún con más fuerza hasta el fondo.