Mantenerse en forma con total seguridad

Mantenerse en forma con total seguridad Mantenerse en forma con total seguridad

Mantenerse activos y en forma es una opción saludable a cualquier edad, y cuando somos mayores no solo no es una excepción, sino que incluir las salidas y el deporte (en la medida de nuestras posibilidades) en nuestra rutina es más que recomendable.

Actividades como la caminata son sencillas, asequibles a muchas personas, y además son una forma de entretenimiento al ser un deporte que se puede practicar en grupo, disfrutando de una agradable charla y del paisaje. Solos o acompañados, existen una serie de recomendaciones para que nuestras salidas sean totalmente seguras.

En las caminatas podemos optar por varias opciones, pero seguramente aquéllas personas que viven en una gran ciudad lo tengan más fácil a la hora de encontrar un lugar agradable donde pasear. Un gran parque, una urbanización a las afueras, el espigón del puerto… cualquier lugar es bueno para salir a hacer deporte, y caminar lo es (y muy saludable).

Por dónde caminar, y cruzar

Cuando salimos de caminata hemos de ser muy cuidadosos a la hora de elegir por dónde caminamos. Si vivimos en un pueblo y salimos por la carretera, por ejemplo hasta el siguiente pueblo, hemos de saber que es mejor caminar de cara a los coches (por la izquierda), por el arcén, y cuanto más lejos, mejor, de la carretera. Esto es importante porque así veremos con tiempo a los coches y camiones, y no nos sorprenderán desde detrás.

Para cruzar la calzada siempre es mejor hacerlo por un paso de peatones, y evitar cualquier paso no señalizado. Pero si no existiese esa posibilidad hemos de buscar un lugar con máxima visibilidad, y solo cruzar cuando exista seguridad absoluta. Lo mejor es no tener que hacerlo, repetimos, pero si se hace, que no corramos absolutamente ningún riesgo. Jamás se cruza en las cercanías de una curva, ya sea con o sin visibilidad.

La visión y el oído, claves de nuestra seguridad

Siempre hemos de ir alertas. No es aconsejable caminar con auriculares porque eso merma nuestra capacidad de audición, y dispersa nuestra atención. Si utilizamos aparatos auditivos, hemos de ser precavidos y comprobar que funcionen a la perfección antes de salir. En cuanto a la vista, hemos de ser conscientes de nuestras limitaciones, si existen, y no ponernos en riesgo de forma innecesaria.

Siempre miraremos a ambos lados antes de cruzar, y si caminamos por el arcén, nuestra vista debe situarse lo más lejos posible para detectar cualquier anomalía. Asimismo es de vital importancia potenciar nuestra visibilidad: hacer que nos vean. Llevar prendas bien visibles, de colores claros y con bandas reflectantes es una forma de salir a caminar con seguridad.

Y si podemos evitar caminar de noche, mejor, pero si no, cuanto más se nos vea, ¡mejor!