Medidas para prevenir accidentes viales: alcolock, sistema de bloqueo

Medidas para prevenir accidentes viales: alcolock, sistema de bloqueo Medidas para prevenir accidentes viales: alcolock, sistema de bloqueo

El nuevo Código Penal contempla la instalación obligatoria del dispositivo ‘alcolock’ en los vehículos de aquellos conductores que den tres veces positivo en el control de alcoholemia. Esta iniciativa, considerada como una más de las medidas para prevenir accidentes viales que pone en marcha el Estado, impedirá la conducción a los conductores que hayan bebido en exceso. Desde Fundación MAPFRE os explicamos en qué consiste esta nueva medida y cómo se va aplicar.

Anteriormente, la Fiscalía General del Estado anunció ya en 2008 la obligatoriedad de instalar el conocido como ‘alcolock’ en el coche de aquellos conductores que diesen positivo en la prueba de alcoholemia de manera reiterada. Este anuncio fue valorado positivamente por Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), quien advirtió que, sin embargo, la aplicación de este tipo de medidas para prevenir accidentes viales no era posible entonces dada la legislación vigente en nuestro país en 2008. Para cambiar esta situación, era necesario modificar tanto la Ley de Seguridad Vial como el Código Penal.

Medidas para prevenir accidentes viales: cómo funciona el alcolock

El nuevo Código Penal amplia las medidas para prevenir accidentes viales dando luz verde al bloqueo del vehículo de los conductores en estado de embriaguez. Para ello se introduce el uso del dispositivo alcolock, un etilómetro que servirá para contar con otro instrumento más de “reeducación” vial.

Según el nuevo proyecto de ley, todavía en tramitación parlamentaria, el conductor que sea condenado por un delito contra la seguridad vial solo podrá ponerse al volante de vehículos a motor que tengan instalados “dispositivos tecnológicos que condicionen su encendido o funcionamiento a la comprobación previa de lascondiciones físicas del conductor”, siempre y cuando esta medida sea considerada como necesaria para la prevención de posibles nuevos delitos.

En la práctica, el nuevo Código Penal establece que aquellas personas condenadas por haber excedido la tasa de alcohol por encima de 0,60 miligramos por litro de aire respirado, tendrán que utilizar el alcolock para realizar un control de alcoholemia previo a la conducción. En caso de dar positivo en la prueba, el sistema de arranque del vehículo se bloquea y el coche queda inoperativo hasta que el conductor de negativo al soplar.

Los casos en que la tasa de alcohol de los conductores supera los 0,60 miligramos por litro de aire respirado son considerados como un delito contra la seguridad vial, penado con prisión de tres a seis meses, multa de seis meses a un año o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, además de la privación del derecho a conducir entre uno y cuatro años.

Sin embargo, todavía no se han definido todos los detalles. Antes de que empiecen a instalarse los dispositivos alcolock, es necesario determinar, por ejemplo, en qué casos se aplicará la norma o quién se responsabilizará del gasto, es decir, si será el Estado o el condenado el que asumirá los costes de la instalación.

Desde Fundación MAPFRE aplaudimos esta nueva iniciativa porque su puesta en marcha contribuirá a incrementar la seguridad vial en nuestras carreteras, manteniendo alejados del volante a los conductores que traten de conducir en estado de embriaguez, habiendo sido ya condenados previamente.