Elementos del sistema vial: radares lectores de matrícula

Elementos del sistema vial: radares lectores de matrícula Elementos del sistema vial: radares lectores de matrícula

Entre los Elementos del sistema vial, uno de los más temidos por los conductores son los famosos radares, encargados de multar por exceso de velocidad. Sin embargo, esta funcionalidad ya no va a ser la única. A partir de ahora, a los radares convencionales se suman los radares lectores de matrícula. Desde Fundación MAPFRE os explicamos qué son y cómo funcionan.

Hasta el momento, los radares de velocidad han sido temidos por los usuarios ya que la gran mayoría de conductores han sufrido sus efectos. Si bien es cierto que son los Elementos del sistema vial que más beneficios económicos reportan a las arcas del Estado, también lo es que los radares son los responsables de que la velocidad media de nuestras carreteras haya disminuido, así como el número de víctimas mortales en accidentes de tráfico.

Y a partir de ahora, ya no van a ser los únicos radares en nuestras carreteras. Desde el pasado mes de noviembre, la red viaria catalana incorpora radares lectores de matrículas que, de manera automática, pueden controlar infracciones administrativo-técnicas relacionadas con la vigencia de la ITV(Inspección Técnica de Vehículos) o la póliza de seguro de un vehículo. Aunque por el momento están solo presentes en la carreteras catalanas, la previsión es que estos radares se extiendan pronto al resto del país.

Los radares lectores de matrícula suponen un gran cambio porque, hasta ahora, este tipo de infracciones han tenido que controlarse manualmente, una labor titánica por parte de los agentes de la ley. Pero con la implantación de estos radares, el proceso se simplifica y se incrementa la seguridad vial, pudiendo penalizar de forma automática a aquellos conductores sin seguro o al volante de un vehículo potencialmente peligroso.

Elementos del sistema vial: cómo funcionan los radares lectores de matrícula

Un radar lector de matrículas consiste en una cámara dotada de un software de reconocimiento del entorno. Conocidos en inglés como LPR (License Plate Recognition),estos radares se definen como un sistema de visión artificial inteligente capaz de distinguir entre un coche, una moto, un camión o un peatón. Una vez detectado un vehículo, el radar reconoce su matrícula y puede seguir sus movimientos, por lo que este tipo de radares no solo pueden multar por infracciones administrativo-técnicas, también pueden multar por infracciones de tráfico como por ejemplo, circular en contra dirección, hacer un giro prohibido o saltarse un stop.

Además, los radares lectores de matrícula tienen otras aplicaciones no relacionadas con la denuncia de infracciones. Por ejemplo, pueden ser utilizados para conocer en tiempo real la fluidez del tráfico en un tramo, y para elaborar históricos de flujos de tráfico que pueden ayudar a hacer comparativas de tráfico anuales. Otra de las posibles aplicaciones es la creación de un avisador para vehículos que avise al conductor si hay personas cruzando la calle cuando se aproxime a un paso de peatones, y también la lectura de las matrículas de los vehículos cuando entran en un aparcamiento de pago.

Elementos del sistema vial: aspectos clave sobre los radares lectores de matrícula

Los radares lectores de matrícula no solo pueden leer cualquier matrícula, son también capaces de identificar el tipo de vehículo y la nacionalidad en milésimas de segundo. Además, pueden leer hasta cinco matrículas a la vez, y en cuanto se mejore el software y la tecnología de los radares, está previsto que esta cifra aumente hasta la diez matrículas simultáneas. Por otro lado, estos radares son capaces de leer más allá de los 200 km/h sin problemas. En total, la lectura de la matrícula, examinar el historial del vehículo y emitir la multa, constituye un proceso instantáneo. Los agentes disponen de la información en apenas cinco o diez segundos. Además, a diferencia de los radares convencionales, que sólo leen matrículas durante un tiempo programado, los radares lectores de matrículas pueden leer las matrículas en todo momento.

La finalidad principal de este tipo de radares es controlar que los vehículos que circulan por nuestras carreteras tengan la ITV al día. Además, pueden controlar también la vigencia del seguro o el impago de multas, aunque todavía no pueden multar por estos motivos.

Por el momento, solo un coche patrulla está equipado con este tipo de radar, pero en un futuro cercano, todos los coches patrulla llevarán instalado un radar lector de matrícula. Además, aquellos coches equipados con estos radares pueden leer la matrícula con el vehículo en marcha, y pueden leerla de cara y de frente. Asimismo, estos radares pueden leer matrículas extranjeras y acceder al historial nacional de impagos por multas, por lo que los vehículos de países vecinos no están exentos de posibles denuncias.

En relación al caso de los radares lectores de matrícula, parece ser que la mejora de los elementos del sistema vial está orientada a una creciente vigilancia de las carreteras, no sólo del tráfico, sino también de los vehículos que circulan. Desde Fundación MAPFRE os aconsejamos que reviséis la documentación de vuestro vehículo y os aseguréis de tener todos los papeles en regla. Una flota de vehículos en buen estado y bien asegurados favorece una mayor seguridad en las carreteras.