No dejes de revisar tu vista periódicamente si quieres seguir conduciendo

No dejes de revisar tu vista periódicamente si quieres seguir conduciendo No dejes de revisar tu vista periódicamente si quieres seguir conduciendo

La vista es el sentido que más importancia tiene a la hora de conducir y es el que más información y estímulos hace llegar al cerebro del conductor. Por supuesto que no es el único, pues el oído también es importante.

Sin embargo ver bien todo lo que nos rodea, ver lo antes posible lo que tenemos por delante, ver ese coche que se acerca, ese objeto que hay en la calzada o ese peatón que se asoma, y poder leer todas las señales con antelación y no confundir nada, es fundamental.

Además hay una realidad inevitable: con los años la vista se deteriora. Le pasa a la mayoría de las personas, no hay que asustarse ni sentirse mal. Así que si somos conductores no podemos ignorarlo. Puede que empeore nuestra vista “de lejos” o puede que empeore nuestra vista “de cerca”, pero es algo muy habitual, sin que tampoco tenga que mediar una enfermedad.

Además como el deterioro suele producirse poco a poco, nos solemos dar cuenta más bien tarde de que nuestra vista no está en perfecto estado ni es tan aguda como lo era antes. A veces solo se pierde la capacidad de diferenciar detalles, o se empiezan a ver algo más borrosas las señales, y uno por sí solo no siempre se da cuenta.

No esperemos a la renovación del permiso de conducción

Cambia un poco según el país, pero en general todos los conductores tienen que renovar su permiso de conducción cada cierto tiempo. Por ejemplo en España, para conducir un turismo, es cada 10 años, o bien cada 5 años cuando el conductor tiene ya 65 años.

Y es verdad que cuando se tiene que renovar el permiso de conducción hay que pasar una breve revisión médica, que entre otras cosas, incluye una revisión de la vista. Aunque esto sea así, hacerlo cada 10, o cada 5 años, puede ser mucho tiempo.

Se usen o no gafas, los conductores debemos revisarnos la vista con más frecuencia, porque la tarea de conducir exige que nos encontremos en las mejores condiciones posibles y no perdamos ningún detalle, ni tardemos en reaccionar ante una señal o estímulo que surja en la carretera.

Además, ya sea en el oftalmólogo, ya sea en un óptico o incluso en el médico de cabecera, la revisión de la vista solo lleva unos minutos y es, o suele ser, gratuita. Cuando nos vamos haciendo mayores revisar la vista una vez al año o cada dos años es muy recomendable.

Si hasta entonces no usábamos gafas, y nos toca empezar a usarlas, o si tenemos que regraduarnos la vista y cambiar a unas gafas nuevas, lo importante es que al final veremos mejor y conduciremos de manera más responsable y segura, pudiendo reaccionar antes frente a cualquier imprevisto. Ver bien es fundamental.

Por cierto, en Seguridad Vial para Mayores de Fundación MAPFRE tenemos una sección dónde puede comprobar su agudeza visual de una manera rápida y fácil con un test de vista.