Revisión anual del coche, moto, furgoneta, camión...

Revisión anual del coche, moto, furgoneta, camión... Revisión anual del coche, moto, furgoneta, camión...

Aunque usemos nuestro vehículo muy de vez en cuando, no debemos olvidarnos de que anualmente tendremos que revisar ciertas piezas que son propensas al desgaste por tiempo, independientemente de que hayamos llegado o no a los kilómetros recomendados para su sustitución.

Muchos componentes de los vehículos están fabricados en compuestos derivados del caucho como gomas o similares, y otros tienen su origen en compuestos orgánicos que también presentan una vida útil determinada y que a partir de cierta fecha, no cumplen con los mínimos de seguridad o bien con los requisitos necesarios para circular con seguridad

Revisiones anuales al vehículo, por nuestra seguridad y la de los demás

Si no queremos complicarnos demasiado, lo ideal que es una vez al año llevemos nuestro vehículo al concesionario oficial o bien a un taller multimarca donde nos realizarán una revisión del vehículo en función de los parámetros que marcan en el libro de mantenimiento.

Lo normal es que nos cambien el aceite del motor y el filtro, el filtro de aire, el filtro antipolen (si nuestro vehículo dispone de él), el de gasolina/gasóil y luego que nos revisen los niveles. Si alguno de los fluidos de nuestro vehículo tiene que ser también cambiado (refrigerante, frenos, caja de cambios) vendrá también marcado en el libro cada cuánto debe realizarse. De esta forma garantizamos que el motor de nuestro vehículo estará en perfectas condiciones para que podamos utilizarlo cuando lo necesitemos.

Pero existen otros elementos de nuestro vehículo cuya sustitución también debemos tenerla en cuenta y no suele estar marcado en los libros. Es el caso por ejemplo de los neumáticos, que deberán ser revisados al cuarto año de su fabricación para encontrar en ellos signos de que la goma ha perdido propiedades aunque su dibujo todavía conserve un buen aspecto. Para ello lo mejor es que nos dirijamos a un distribuidor de neumáticos que, seguramente, nos los inspeccionará de forma gratuita y nos aconsejará sobre su duración o próxima revisión.

No debemos dejar de lado las gran olvidadas, como son las escobillas limpiaparabrisas. También se estropearán con el tiempo aunque las hayamos usado muy poco. Es más, si el coche está mucho tiempo detenido, la acumulación de polvo en ellas hará que cuando las usemos, en las primeras barridas sufran un gran deterioro por todos los elementos adheridos a ellos.

Y además, nosotros también podemos ayudar

En nuestra mano también está revisar periódicamente el vehículo. Si no lo vamos a mover en largas temporadas, es recomendable si podemos que al menos una vez al mes lo arranquemos y le demos una pequeña vuelta aunque sólo sea unos pocos de kilómetros, suficientes para que el motor coja temperatura y todas las partes se lubriquen.

Aprovecharemos también para revisar la presión de los neumáticos, que todas las luces funcionan correctamente, que el nivel del aceite es el correcto y que no hay presencia de fugas, algo muy fácil si nuestro vehículo descansa en una plaza de garaje ya que podemos encontrar residuos de fugas en el suelo al retirarlo de su lugar de reposo.