¿Qué sistemas de seguridad para el coche son recomendables?

¿Qué sistemas de seguridad para el coche son recomendables? ¿Qué sistemas de seguridad para el coche son recomendables?

Los coches modernos suelen venir con nuevos sistemas de seguridad que nos ayudan a conducir de manera más segura y a evitar accidentes (seguridad activa) o en caso de que se produzca el accidente, ayudan a que las consecuencias sean menos graves (seguridad pasiva).

Sistemas como los airbags, de diferente tipo, el sistema antibloqueo de frenos ABS, el control de tracción y el control de estabilidad ESP, ya son habituales y vienen de serie en todos (o casi casi todos) los coches. Han demostrado que son eficaces, como por ejemplo ya hizo el cinturón de seguridad en su día.

Así que hoy en día hay otros sistemas algo más modernos, y que no están todavía disponibles en todos los modelos, pero que pueden aportarnos más comodidad y seguridad. No tienen por qué venir de serie, puede que sean opcionales, pero ya no son tan caros y se están popularizando poco a poco. Podemos citar varios, como por ejemplo los siguientes.

El control de crucero adaptativo, además de hacer que el coche mantenga automáticamente la velocidad que le programemos, también mantendrá la distancia de seguridad con el vehículo que nos preceda gracias a un radar frontal que mide la distancia. Esto está muy bien si no calculamos bien cuánta distancia hay que dejar, un problema muy común entre los conductores.

El sistema de mantenimiento en carril es capaz de reconocer las líneas del carril y actúa suavemente sobre la dirección para llamar nuestra atención y reconducir el coche al centro del carril, en caso de que nos estuviéramos desviando y empezáramos a pisar la línea involuntariamente. Es útil para evitar un despiste.

Los sistemas de frenado automático, como su nombre indica, son capaces de frenar por completo el coche por sí solos, aunque el conductor no lo haga. Funcionan normalmente por ciudad: si se detecta un vehículo delante que se detiene, y en algunos casos, según el modelo, hasta detectan también a los peatones y a los ciclistas, y existe riesgo de alcance o atropello, el coche se frena para evitar el accidente.

El sistema de reconocimiento de señales de tráfico utiliza una cámara de vídeo para ver las señales de velocidad máxima y de prohibido adelantar de la carretera, y las muestra en el cuadro de instrumentos, para que nunca se nos olvide qué señal rige en cada momento. Está muy bien si a veces se nos olvidan algunas cosas.

Los sensores de distancia y radar de marcha atrás son útiles para cuando tenemos que maniobrar hacia atrás y la visibilidad no es muy buena. Con estos sensores, y mejor aún con el radar, salta una alerta si se detecta que se cruza con nosotros un vehículo que venga en sentido transversal, y así nos evitamos el percance.

El sistema de detección del ángulo muerto suele utilizar sensores o radar para cubrir esa área que se les escapa a los espejos retrovisores, el llamado ángulo muerto o punto ciego. Si los sensores detectan que hay un vehículo, aunque no los estemos viendo en el espejo, o bien se enciende un chivato naranja junto al espejo, o bien, según el caso, incluso suena una alarma sonora.

La evolución de la electrónica, y el abaratamiento de estas tecnologías, nos permitirá en los próximos años disponer de estos equipamientos, y de otros más, a precios muy razonables, o incluso de serie.