¿Utilizas ropa adecuada para conducir?

¿Utilizas ropa adecuada para conducir? ¿Utilizas ropa adecuada para conducir?

Al igual que no iríamos a la playa cubiertos por un chaquetón de plumas ni a esquiar en pantalones cortos y chanclas, a la hora de conducir tampoco debemos descuidar nuestra vestimenta y, sobre todo, aquella relacionada con nuestros pies. Porque al final, un vehículo se conduce con nuestras extremidades inferiores y con las manos pero a la vez, debemos ir cómodos al volante, sin ropa que nos oprima, nos haga pasar calor o nos incomode.

Empecemos al contrario de como nos vestimos: por los pies. Al volante, debemos llevar calzado cómodo, que nos permita mover los pies con libertad sin que estos se enganchen en los pedales. La suela debe ser lo suficientemente gruesa para poder sentir los pedales pero no tanto como para que estemos incómodos.

Así mismo y si vamos a estar muchas horas al volante, que transpire y evite que nos suden demasiado los pies. Debemos olvidarnos de zapatos con tacones, chanclas, zuecos y similares. Es tan fácil como llevar un par de zapatos cómodos en el maletero para esas veces en las que no vamos vestidos para la ocasión. Y con ocasión nos referimos a conducir nuestro vehículo. De esta forma podremos ir cómodos y lo que es más importante, seguros al volante.

De igual forma, la ropa que usemos debe ser lo suficientemente holgada para que sentados no nos oprima ni en las piernas (favoreciendo el retorno de la circulación) ni en la cintura. En la parte superior, si regulamos la temperatura de la climatización a unos 22 grados, podremos ir vestidos sin necesidad de abrigos o al contrario, ir sudando por exceso de calor.

Pensemos que una chaqueta limitará siempre nuestro movimiento al volante, además de hacernos estar unos centímetros más cerca del volante y por lo tanto, fuera de la distancia óptima respecto al airbag en caso de accidente. Así mismo, ir con el torso desnudo no es tampoco recomendable porque nos podemos hacer daño con el cinturón, quemarnos si el asiento está muy caliente por tener el vehículo aparcado al sol, etc.

Olvidémonos así mismo de colocar objetos en el asiento tipo cojines, toallas o similares que pueden hacer que un accidente, el cinturón pierda toda su eficacia y que nosotros suframos el temido efecto submarino, que es colarse por debajo del cinturón y con ello sufrir graves lesiones.