Aire acondicionado: conducir más cómodo también es conducir más seguro

Aire acondicionado: conducir más cómodo también es conducir más seguro Aire acondicionado: conducir más cómodo también es conducir más seguro

Como bien sabes, conducir es una tarea bastante compleja, pues hay que estar pendiente de muchas cosas a la vez, y por tanto requiere concentración. Con la experiencia la vamos interiorizando y nos resulta algo más natural y nos llega a parecer sencillo. Aún así, lo cierto es que para mantener una buena concentración, es importante estar cómodos en el coche.

En otras ocasiones hemos hablado de la posición al volante, pues una postura correcta nos permite utilizar mejor los diferentes mandos del coche y además nos permite estar cómodos y no cansarnos tanto al pasar las horas al volante y hacer kilómetros. La temperatura del interior del coche también es un factor que afecta a esa necesaria comodidad.

Una buena ventilación del interior del coche, para que se renueve el aire, y por tanto el oxígeno, es muy importante para evitar por ejemplo la temida somnolencia. Los sistemas de ventilación y aire acondicionado de los coches son ya muy eficaces en este sentido, y además de tomar aire fresco del exterior, incluso lo filtran para reducir la cantidad de polvo o contaminación que entra dentro del coche.

Pero además tenemos el aire acondicionado, ya sea manual o ya sea como climatizador automático, que en esencia es lo mismo, solo que con un control electrónico que permite una regulación más rápida y cómoda. Quizás no te lo habías planteado antes, pero el aire acondicionado también nos puede ayudar a conducir de manera un poco más segura.

Tiene que ver con lo que te decíamos al principio, para conducir concentrados, y por tanto para conducir de manera más segura, es importante estar cómodos, y el aire acondicionado nos ayuda a eso. El interior de un coche al sol puede alcanzar temperaturas muy altas, y eso provoca que no estemos nada cómodos al volante.

Para empezar un exceso de calor dentro del coche podría incluso provocarnos malestar, ligera sensación de mareo o incluso un golpe de calor. Si recurrimos a bajar las ventanillas, podemos encontrarnos con mucho ruido debido a la velocidad que coge el aire en marcha, que puede ser bastante molesto. Por no hablar de que ir sudando en exceso, tampoco es cómodo, y provoca una deshidratación más rápida del conductor, que no es nada deseable, pues también reduce la capacidad de atención y reacción.

Con el aire acondicionado se puede enfriar el aire más rápido y mejor, y mantener una temperatura del habitáculo más constante durante todo el viaje. Esa temperatura de confort te ayudará a conducir más cómodo, y concentrado.

Tampoco es necesario poner el aire acondicionado muy fuerte, ni programar una temperatura muy fría. En verano, con una temperatura de unos 21 a 24 grados, es más que suficiente. El sistema de aire acondicionado enfriará igualmente el aire, pero no notaremos un golpe de frío que no es deseable, y que puede por ejemplo resfriarnos.

Por cierto, en invierno el aire acondicionado también puede ayudarnos a conducir de manera más segura. Este sistema incluye un deshumidificador del aire, que lo seca antes de introducirlo en el habitáculo. De modo que es muy útil para desempañar los cristales del coche y tener mejor visibilidad, fundamental también para conducir con más seguridad.

Pruébalo y verás como se deshace del vaho más rápido. No tengas miedo de que te enfríe el coche, simplemente programa una temperatura confortable, de unos 20 a 22 grados, y ya está. Si tu aire acondicionado no tiene indicación de temperatura, sino marcas de color que van del azul al rojo, tantea a colocar la rueda giratoria en una posición intermedia o ligeramente desplazada hacia el rojo.