¿Debo cambiar mis neumáticos por unos de invierno?

¿Debo cambiar mis neumáticos por unos de invierno? ¿Debo cambiar mis neumáticos por unos de invierno?

Mucho hemos oído hablar de los neumáticos de invierno pero, ¿es necesario que con la llegada del frío cambiemos nuestros neumáticos habituales por unos con mejor adherencia a la nieve? Hoy por hoy no es algo obligatorio. Desde Tráfico indican que se trata, sin duda, de una buena opción para aquellos que viven en zonas con abundante lluvia y temperaturas por debajo de 10º. El motivo es que se agarran mejor y frenan antes. 

Con la llegada del invierno, surge el frio y los primeros copos de nieve. Puede llegar un momento en el que las autoridades consideren obligatorio circular con cadenas, las cuales deben ir en las ruedas motrices (en los 4x4 en eje delantero). Si nuestro vehículo va con neumáticos de invierno, no estaremos obligados a ir con cadenas, ya que las sustituyen. Suele ser especialmente recomendable en zonas de montaña, bajas temperaturas, zonas donde nieve con frecuencia… 

¿Cuáles son las ventajas de estos neumáticos de invierno? Una de las grandes diferencias es que acortan la distancia de frenado en condiciones extremas. Así, tal y como recuerdan desde Tráfico, en nieve necesitan hasta 11 m menos que los convencionales para detener el coche a una velocidad de 50 km/h. También tienen mejoras cuando la temperatura baja a 7 grados. EN este caso, los neumáticos normas pierden adherencia y se alarga la distancia de frenada. Algo que no ocurre con los de invierno. 

Podemos diferenciarlo por su dibujo, mucho más recortado y profundo. Además, tiene laminillas para mantener la adherencia y una goma especial. Se identifican con la marca M+S (Mud and Snow, barro y nieve). También cuentan con un pictograma que representa una montaña de 3 picos y un cristal de nieve. 

Si optamos por este tipo de neumáticos, debemos tener en cuenta que sólo deberemos llevarlos en estas circunstancias de invierno y que, durante el resto del año tendremos que instalar los normales. 

¿Cómo nos avisa Tráfico? La Dirección General de Tráfico identifica distintos niveles según el estado de la vía y las condiciones del tráfico. Así, nos encontramos con nivel verde cuando comienza a nevar. En estos casos se suele limitar la velocidad y los camiones tienen prohibido adelantar. Con nivel amarillo la calzada empieza a estar parcialmente cubierta por la nieve. Aquí se prohíbe la circulación de camiones y los turismos y autobuses no pueden sobrepasar los 60 km/h.  El nivel rojo ya nos indica que está prohibida la circulación de vehículos articulados, camiones y autobuses. Se permite circular solo con cadenas o neumáticos de invierno. Con el nivel negro está completamente prohibida la circulación ante el riesgo de quedarse inmovilizado. 

Por último, desde ‘Seguridad Vial para Mayores’, área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, recordamos que con nieve o hielo es preciso reducir la velocidad, aumentar las distancias de seguridad y encender el alumbrado de cruce durante todo el día para ser vistos. 

Consulta el tiempo con antelación al viaje, planifica las rutas, lleva siempre contigo un móvil con batería y el suficiente combustible. Comprueba además las condiciones del vehículo, luces, refrigerante, batería…