Al conducir, bebe y rehidrátate cada poco

Al conducir, bebe y rehidrátate cada poco Al conducir, bebe y rehidrátate cada poco

Necesitamos beber. Es una obviedad que no vamos a descubrirte a estas alturas. El agua es imprescindible para la vida y desde luego también lo es para el ser humano. Pero no solo hay que beber cuando uno tiene sed, ni tampoco solo cuando nos sentamos a una mesa para comer.

Para nuestro cuerpo es necesario mantener la hidratación bebiendo líquidos con frecuencia, sobre todo agua. No debemos esperar a tener sed, es mejor repartir la bebida a lo largo del día y tomarse un vaso de agua cada poco, mejor que pretender beberse una botella de golpe.

Seguro que ya sabes que cuando hace mucho calor es tanto más importante beber cada poco parar evitar problemas como un golpe de calor o un desmayo (lipotimia). Si practicas deporte también es fundamental beber con frecuencia. Es una cuestión lógica, sudamos más y por tanto perdemos agua y tenemos que reponerla para que todo siga igual.

Lo que quizás no te hayas parado a pensar es que cuando conducimos también tenemos que beber con frecuencia porque también nos deshidratamos, aunque al ir sentados tengamos la sensación de que apenas realizamos actividad física, y que no nos deshidrataremos.

Pues bien, resulta que al conducir nos deshidratamos, y también perdemos sales minerales y electrolitos, sobre todo cuando estamos bastantes horas al volante, por ejemplo al realizar un viaje. Y además esa deshidratación afecta rápidamente a nuestro cerebro, y eso a nuestra capacidad de conducción. Si es verano y hace calor es incluso más peligroso.

Al pasar las horas sin beber, es decir, sin reponer los líquidos que vamos perdiendo, pueden aparecer dolores de cabeza y se ve mermada nuestra concentración y capacidad de reacción, algo que causará que conduzcamos con menos seguridad, y que sea más fácil que cometamos un descuido o que aparezca fatiga e incluso somnolencia.

Así que nuestro consejo es que cuando conduzcas lleves una botella de agua contigo en el coche, y bebas cada poco. Con un par se sorbos es suficiente, tampoco es cuestión de emborracharse a agua.

También puedes beber algún refresco o zumo, bebidas con azúcares y sales minerales que también vienen bien. Por supuesto, y como bien sabes, nada de beber alcohol si hay que conducir. Y además de esto, no te olvides tampoco de estos consejos para evitar el sueño al volante. Sé prudente y disfruta conduciendo con seguridad.