Consejos para colocar el equipaje en tus viajes de verano

Consejos para colocar el equipaje en tus viajes de verano Consejos para colocar el equipaje en tus viajes de verano

Con la llegada del buen tiempo aumentan nuestras salidas y nuestros viajes. Ya estamos pensando en nuestro lugar de vacaciones y debemos comenzar a planear cómo vamos a trasladarnos. Y es que hay que tener en cuenta que nuestro equipaje no puede viajar de cualquier forma. No olvidemos que una carga mal transportada puede comprometer nuestra seguridad y la estabilidad del vehículo.

El informe ‘El equipaje y su influencia en la conducción’, del Área de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, incide en que un vehículo sobrecargado, o con la carga distribuida de forma incorrecta, aumenta considerablemente la posibilidad de sufrir un accidente. Así lo han demostrado en el estudio que os mencionamos. Y es que sobrecargar un vehículo no sólo conlleva un aumento del consumo de combustible o un desgaste prematuro de ciertas partes del coche, además, esta situación puede poner en riesgo la seguridad de los ocupantes. Un aumento de peso supone un cambio en el comportamiento dinámico del vehículo y esto es algo que olvidamos con cierta frecuencia.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que en ningún caso, la suma de la tara del vehículo (su peso total sin carga ni pasajeros) más la carga transportada debe exceder del peso máximo autorizado, que figura en su tarjeta de características técnicas del coche (indicado en la misma como MTMA/MMA).

¿Cómo debe ir el equipaje en el maletero? En primer lugar y antes de emprender el viaje, te aconsejamos limpiar el maletero y sacar aquellas cosas que no vayas a necesitar. A continuación, procede a colocar el equipaje.  Siempre debe estar de forma compensada, dividiendo el peso. Maletas, bolsas y demás bultos deben estar bien ordenados y repartidos para que no comprometan la estabilidad del vehículo, molesten a los ocupantes o, lo que es más importante, dificulten los movimientos o la visibilidad del conductor. Coloca los bultos más pesados debajo, aunque no sean los más voluminosos. De esta forma, mantendremos el centro de gravedad del vehículo lo más bajo posible.

También es recomendable dejar a mano aquellas cosas que podamos necesitar durante el viaje: ropa, herramientas, fato, triángulos… Procura no llenar el maletero. Recuerda que luego habrá que meter incluso más cosas en la vuelta. 

Una vez terminado el proceso de carga, sería conveniente rodearlo con una red protectora anclada al suelo del maletero. De esta forma, en caso de producirse una maniobra brusca o un accidente, limitaremos el desplazamiento de la carga y la posible irrupción de la misma en el habitáculo. Si viajamos con las plazas traseras libres, podemos abrochar los cinturones de seguridad de las mismas. Evitaremos que, en una colisión, los respaldos traseros cedan y las maletas lesionen a los ocupantes.

Debemos procurar que todo nuestro equipaje vaya en el maletero. Si no fuera suficiente, podemos recurrir a un portaequipajes de techo. Eso supone un aumento del consumo de combustible y modifica las condiciones de estabilidad del vehículo.  Los portaequipajes de techo son medio de transporte ideal para material de esquí, tablas de surf o bicicletas.

Si necesitas llevar equipaje en la vaca. Te aconsejamos visualizar esta infografía: ¿Cómo transportar carga en la vaca?.  El Reglamento de Circulación dice que en vehículos que no sean de mercancías la carga podrá sobresalir por la parte posterior hasta un 10% de su longitud, y si fuera indivisible, un 15%. 

Por otro lado, no deberemos colocar equipaje alguno dentro del vehículo ni objetos en la bandeja trasera, reducen el campo de visión del conductor y pueden ser peligrosos proyectiles en caso de frenazo.